lunes 28/9/20

El Ayto. de A Coruña cifra en 200.000 euros los pérdidas durante la huelga de Nostián

El Gobierno Local de A Coruña ha cifrado en 200.000 euros las pérdidas ocasionadas por los actos de "matonismo y sabotaje callejero" durante la huelga de los trabajadores de la planta de reciclaje de Nostián, vigente desde el pasado 27 de julio.

La recogida de basura se interrumpirá con la huelga del sector.	Pedro Puig
La recogida de basura se interrumpirá con la huelga del sector. Pedro Puig

El Gobierno Local de A Coruña ha cifrado en 200.000 euros las pérdidas ocasionadas por los actos de "matonismo y sabotaje callejero" durante la huelga de los trabajadores de la planta de reciclaje de Nostián, vigente desde el pasado 27 de julio.
El portavoz municipal, Julio Flores, ha instado a trabajadores y empresa a "negociar hasta el final" para evitar la huelga conjunta en todo el sector de la limpieza convocada para el próximo día 26.
Flores, quien ha insistido en que el Ayuntamiento no puede mediar en el conflicto, ha remarcado que existen "elementos suficientes" para alcanzar un acuerdo que evite usar a los ciudadanos como "rehenes" de esta disputa laboral.
El comité de Albada se reunirá mañana con los sindicatos y los partidos de la oposición PSdeG, BNG y EU para preparar la manifestación convocada para el próximo martes 27.
El día anterior, Los trabajadores de empresas del sector de la limpieza en A Coruña y su área metropolitana, Cespa, Sogama y vertedero de Areosa, además de los sindicatos CIG, UGT y CCOO, han convocado una huelga de 24 horas para el próximo 26 de agosto.
El paro, que comenzará a las 23 horas del lunes, afectará los centros de trabajo de Cespa, concesionaria del servicio de recogida de basuras en A Coruña y As Mariñas, al complejo medioambiental de Sogama -incluido el vertedero de Areosa.
El colectivo de la limpieza no descarta extender la huelga de forma indefinida.
Los trabajadores de Albada mantienen una huelga indefinida desde el pasado 28 de julio y los sucesivos encuentros, mediaciones oficiales incluidas, no han surtido efecto.
Los trabajadores no aceptan la congelación salarial propuesta por la empresa -que supondría, según los sindicatos, una rebaja salarial real del 16 por ciento- y exigen la reincorporación de al menos 8 de los trabajadores despedidos, salidas que la dirección atribuye a la caída de la producción en los últimos años.
Las protestas de los trabajadores de Albada fueron secundadas desde el primer instante por sus compañeros de Cespa, concesionaria de la recogida de basuras en A Coruña y durante más de una semana los sabotajes, quemas de contenedores e incidentes -que causaron incluso algún herido- impidieron el normal funcionamiento del servicio lo que provocó que los residuos se acumulasen en las calles.
Desde hace dos semanas, el servicio de recogida se realiza con normalidad protegido por un operativo especial de seguridad organizado por el Ayuntamiento de A Coruña y la subdelegación del Gobierno en A Coruña.
Mientras las negociaciones siguen estancadas, los trabajadores del sector de la limpieza en A Coruña preparan movilizaciones -tanto en cada empresa como conjuntas- en defensa de sus condiciones laborales y en solidaridad con sus compañeros de Albada.
Los trabajadores de Albada ha culpado a la dirección de la compañía de bloquear el acuerdo y han rechazado el argumento de la bajada de la producción para justificar los despidos aludiendo a un incremento de la facturación en el primer trimestre del año de más de 100.000 euros.
Actualmente Albada cuenta con una plantilla de 105 trabajadores -en los últimos años ha sido reducida en una veintena de personas- y el comité de empresa exige que se garantice una plantilla para los próximos años de al menos 116 profesionales.

Comentarios