domingo 20.10.2019

Las autoridades intensifican el control de la pesca y el marisqueo ilegal en A Coruña

Este verano se realizaron varias actuaciones tanto en alta mar como en zonas del litoral
Una de las actuaciones más espectaculares fue la intercepción de un pesquero
Una de las actuaciones más espectaculares fue la intercepción de un pesquero

Las fuerzas de seguridad han tenido que hacer un esfuerzo extra este verano para controlar todas las actividades de pesca y marisqueo ilegal sucedidas en el litoral de A Coruña y los municipios más cercanos. Sin siquiera contar los kilos incautados en la última actuación en alta mar la semana pasada, este verano se decomisaron más de 6.300 kilos de distintos productos cogidos fuera de la ley.

Desde mediados del mes de junio se realizaron ocho actuaciones de la Policía Autonómica o la Guardia Civil, la última ayer mismo con la intervención de más de 64 kilos de cigala en el Puerto. Fuentes del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil indicaron que se tramitaron diligencias por un supuesto delito contra la flora y la fauna al extraer los ejemplares de una zona que carece de cuota.

No obstante, esta fue una actuación menor comparada con la tarea que trascendió hace unos días. Los agentes interceptaron a un pesquero que estaba faenando en un caladero con el localizador apagado y menos tripulación de la inscrita. No obstante, no se contó qué cantidad de pescado se había subido a bordo de manera ilegal. En esa misma línea, el servicio aprehendió algo más de 2.993 kilos de boquerón en la ría de O Burgo.

Ya en junio, unas jornadas antes de San Juan, se incautaron 3.200 kilos de sardina de un pesquero que no había registrado por completo su carga y se había pasado de los topes fijados. La mercancía se donó al Banco de Alimentos Rías Altas.

En cuanto al marisqueo, si bien los profesionales que trabajan en la ría de O Burgo no lo han tenido tan difícil porque hay muy poca productividad en la zona, la Policía Autonómica ha tenido que intervenir ante la actuación de varios furtivos esquilmando percebes tanto en el entorno de la Torre como en Mera y en O Seixo Branco.

La Guardia Civil estima que hace unas 600 inspecciones cada año, mientras que según datos de la Xunta las incautaciones en la costa coruñesa ya se dispararon un 219% en relación al año pasado en el primer semestre del año. l

Comentarios