domingo 17/1/21

Las autoridades confiscaron más droga en menos de un año que en los últimos cinco

La redada que la Policía Nacional protagonizó la semana pasada en las viviendas municipales de Orillamar y que incluyó cerca de 150 efectivos así como un helicóptero fue la más espectacular

La redada que la Policía Nacional protagonizó la semana pasada en las viviendas municipales de Orillamar y que incluyó cerca de 150 efectivos así como un helicóptero fue la más espectacular de una serie de actuaciones que se han llevado a cabo en los últimos meses contra el narcotráfico, y que han llevado a que las autoridades se incauten de docenas de kilos de heroína, cocaína y hachís, muchas veces como fruto del esfuerzo conjunto de los investigadores de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Expertos en la lucha contra la droga apuntan a que se han incautado más estupefacientes en menos de un año que en los cinco anteriores, algo que atribuyen al hecho de que cada vez hay más alijos grandes en la calle por el aumento del narcotráfico de los últimos tiempos.
Todavía se ignora la cantidad aprehendida en Orillamar, aunque ha trascendido que es mucho más de once kilos, entre cocaína, heroína y hachís, acumulado en su mayor parte en trasteros protegidos con cámaras de seguridad. Pero la racha de operaciones contra el narcotráfico comenzó en octubre en O Castrillón, cuando miembros del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil y de la Unidad de Delincuencia Organizada y Violenta (Udyco) de la Policía, desarticularon una banda de tres individuos y confiscaron cuatro kilos de cocaína, el alijo más grande de los últimos años en la ciudad, y 400 gramos de metanfetamina, la mayor aprehensión de esta sustancia en A Coruña hasta la fecha.
El siguiente golpe fue en noviembre, contra un grupo de narcotraficantes de hachís. La operación resultó ensombrecida por la fuga del jefe de la banda, un coruñés que aún sigue en paradero desconocido, pero se detuvo a siete sospechosos y se incautaron cerca de 170 kilos de hachís. Fuentes cercanas calculan que la trama podía mover cerca de una tonelada de hachís al mes. A mediados de abril, en otra operación conjunta de Udyco y Edoa, era desarticulada otra banda de narcos que tenía su base en O Castrillón. El arresto se efectuó cuando cerraban un negocio en un garaje del barrio. A los sospechosos, tres españoles y un marroquí, se les intervinieron 50 kilos de hachís, casi cien mil euros en metálico y varios coches.
Un broche de oro
La Guardia Civil y la Policía Nacional volvieron a actuar conjuntamente en mayo, esta vez contra la banda del “Apache”, como llamaban al líder de un grupo de narcotraficantes que transportaba cocaína y hachís desde Vilagarcía de Arousa hasta un piso de O Burgo, desde donde lo distribuían a los minoristas. La operación “Marmitaco-Apache” se saldó con la detención de una docena de persona, nueve kilos de cocaína y 16 de hachís (la mayoría en O Burgo), 40.000 euros en efectivo y, curiosamente, un lingote de oro.
Todo hace pensar que las operaciones antidroga continuarán al mismo ritmo durante un tiempo. Por lo menos, mientras los estupefacientes sigan fluyendo en grandes cantidades.

Comentarios