miércoles 25/11/20

La ausencia de incidentes graves marca la Noche de San Juan en A Coruña

La ausencia de incidentes de carácter grave fue la nota predominante durante la Noche de San Juan en la ciudad, en la que se redujo la cantidad de basura recogida respecto al año pasado.

La playa del Orzán fue la que registró mayor cantidad de residuos una vez terminada la fiesta, en la que hubo un amplio dispositivo de seguridad y que para algunos continuó entrada la mañana | javier alborés
La playa del Orzán fue la que registró mayor cantidad de residuos una vez terminada la fiesta, en la que hubo un amplio dispositivo de seguridad y que para algunos continuó entrada la mañana | javier alborés

La ausencia de incidentes de carácter grave fue la nota predominante durante la Noche de San Juan en la ciudad, en la que se redujo la cantidad de basura recogida respecto al año pasado.
Las óptimas condiciones meteorológicas contribuyeron a que la ciudad viviese una tarde noche sin problemas graves y por ejemplo no hubo que rescatar a ningún bañista.
El dispositivo de seguridad establecido por el Ayuntamiento y con la colaboración de otras administraciones contabilizó 385 actuaciones, 242 de las cuales se produjeron en las playas del Orzán, Riazor y Matadero, así como en sus proximidades. El resto estuvieron repartidas por distintos puntos de la ciudad.
En el epicentro de la fiesta 50 intervenciones fueron por quemaduras, 45 por intoxicaciones etílicas y 31 por heridas, además de limpiezas oculares, una decena, y diferentes traumatismos, 22. La edil de Medio Ambiente, María García, destacó el buen funcionamiento que tuvieron los hospitales de campaña.
Además, hubo 18 personas que tuvieron que ser trasladadas a centros hospitalarios, tres más que el año pasado. Entre ellos figura el caso de una persona que cayó en las rocas de San Roque y que registró heridas leves.
En estos puntos la asistencia fue cifrada desde María Pita en unas 120.000 personas, a las que se sumaron otras 50.000 en los barrios, lo que supone un aumento respecto a los datos oficiales de 2017.
Los bomberos también tuvieron trabajo durante la Noche de San Juan y entre sus intervenciones figuraron siete conatos de incendio que se repartieron por distintos puntos de la ciudad como Oza, Pocomaco o Labañou y que fueron rápidamente sofocados sin mayores complicaciones. Según la concejala de Medio Ambiente, casi todos estuvieron relacionados con hogueras ubicadas en espacios cercanos a árboles o monte bajo.
Mientras tanto, otro cuerpo participante en el dispositivo, el de la Policía Local, atendió 117 llamadas durante la jornada. Entre estas hubo 58 relacionadas con el ruido, 27 para alertar de la mala ubicación de hogueras o del uso de acelerantes, 10 fueron por auxilio ciudadano, 6 debido a discusiones y 3 en relación a accidentes de coche. Dos de estos se saldaron sin heridos mientras que en el otro hubo una persona herida de carácter leve.
Fuentes municipales informaron de que el dispositivo de limpieza recogió 117 toneladas de residuos, una cantidad inferior a las 134 del año pasado.
Además, destacó los casos particulares de las playas del Matadero, Oza, San Amaro, As Lapas y el entorno de la Torre de Hércules, espacios en los que apenas hubo residuos una vez terminada la fiesta.

El Orzán, el problema
A mediodía todos los arenales de la ciudad estaban abiertos a los ciudadanos a excepción del Orzán, que un año más fue el principal foco de concentración de residuos y en el que los operarios continuaron trabajando alguna hora más.
Mientras, el dispositivo ambiental desplegado por el Gobierno local contribuyó a evitar 5,5 toneladas de residuos en las playas y en los contenedores de vidrio habilitados en diversos puntos se recogieron 3.180 kilogramos de este material. l

Comentarios