miércoles 13.11.2019

Aumenta la presión policial sobre la actividad nocturna de la calle Vista

Los días de más público los agentes municipales imponen cerca de media docena de denuncias
Es habitual que los fi nes de semana la calle peatonal se abarrote de jóvenes
Es habitual que los fi nes de semana la calle peatonal se abarrote de jóvenes

La calle Vista lleva años siendo un problema para los vecinos de la zona, así como para los propietarios de las casa que allí se encuentran y que encuentran grandes dificultades para alquilar o vender debido a la gran cantidad de jóvenes que se concentran en la calle frente a los establecimientos de ocio nocturno. Pero la fuerte campaña de la asociación de vecinos de Ensenada del Orzán ha servido para que la Policía Local aumente la presión sobre esa zona, lo que se traduce en varias denuncias cada noche de jueves y sábado, cuando se concentra el ocio nocturno, alrededor de media docena, según fuentes policiales..

La mayoría de estas denuncias tienen que ver con infracciones contra las ordenanzas de limpieza, como orinar en la calle, o sacar un vaso de cristal. También están ejerciendo un fuerte control sobre los bares en torno a los cuales se concentran los jóvenes, en un intento de evitar las molestias que denuncian los vecinos. En el último mes, la presión se ha incrementado, hasta el punto de que se ha cambiado el dispositivo del turno de noche para centrarlo en la calle Vista y en la cercana plaza de la Cormelana, donde se denunciaba que existía un botellón.

Efecto disuasorio

Para evitar este problema, la Policía Local ha estado haciendo acto de presencia en las últimas semanas a medianoche, de manera que se genera un efecto disuasorio y que cuando llegan los jóvenes cargados con bolsas llenas de alcohol, deciden irse a otra parte. A estas alturas, creen que el problema del botellón en la plaza de la Cormelana está prácticamente solucionado.

Pese a todo, los propios policías señalan que la situación en la calle Vista nunca ha sido tan grave como la de Socorro. “Nunca se han registrado peleas allí, por ejemplo, ni tampoco robos de móviles”, señala un agente municipal. El mayor inconveniente que genera es, pues el ruido, que desvela a los residentes y a los propietarios.

Otro problema también muy común es la suciedad generada por los orines. Un montón de jóvenes bebiendo grandes cantidades de alcohol tiene por fuerza que aliviarse de alguna manera y como muchos no consumen en los locales abiertos, sino que se sitúan en los portales aledaños con el alcohol que han comprado, tienden a hacerlo en las calles transversales que unen Vista con San Andrés. El resultado son ríos de orina que recorren la calle y acaban en los sumideros de San Andrés, y que generan un fuerte olor. A pesar de las multas, la práctica es difícil de atajar, como reconocen las propias autoridades consultadas al respecto. l

Comentarios