sábado 16/1/21

Aumenta el número de menores coruñeses que consumen cocaína

En los últimos años, las asociaciones que tratan de auxiliar a los toxicómanos perciben un aumento constante del consumo de estupefacientes en la ciudad y su área, que afecta de lleno a los más jóvenes.

En los últimos años, las asociaciones que tratan de auxiliar a los toxicómanos perciben un aumento constante del consumo de estupefacientes en la ciudad y su área, que afecta de lleno a los más jóvenes. La Asociación Ciudadana de Lucha contra la Droga (Aclad), denunció esta semana que cada vez más menores acuden a sus instalaciones de A Grela solicitando ayuda para dejar su adicción a las drogas. El año pasado, el 11% de sus cerca de 2.200 pacientes no habían alcanzado la mayoría de edad. Es decir, casi 240. Muchos de ellos, cocaína. 
La psicóloga clínica y responsable de la unidad de día de Aclad, Mayte Lage, señaló que estas cifras demuestran una tendencia que resulta preocupante: “Se mantienen en la misma línea que otros años pero, sobre todo, es importante que cada vez son más jóvenes”. No solo menores, la cifra también se ha incrementado en el caso de los menores de 25 años, según las estadísticas que maneja la asociación. 
De esta manera, si en 2015 este segmento de población (entre 18 y 24 años) constituía el 23% de los pacientes de Aclad, en 2016 el porcentaje es del 34. Esto supone un considerable ascenso de un 9%, como reconoce Lage, mientras que en el caso de los menores no es tan acentuado porque el incremento fue de 4% en un año. “La mayoría acuden aquí enviados por centros de menores, pero también por sus propias familias”, señaló la psicóloga clínica, para la que esta actitud marca un cambio positivo porque demuestra el grado de conciencia familiar. 
El nuevo perfil 
Lo que no cambia es la proporción entre sexos: las mujeres siguen siendo una minoría, un 20%, con respecto a una mayoría de hombres. Así, el perfil de la persona que se incorpora a tratamientos es el de un chico muy joven, consumidor de cannabis, alcohol y cocaína, que sufre fracaso escolar y vive o ha vivido en un entorno de conflictividad familiar. Además, también tiene que afrontar problemas legales de una u otra índole. Cerca del 50% de los afectados son estudiantes, incluso los que no son menores. 
De todos modos, también es necesario recordar que la gran mayoría de los pacientes a los que el personal de Aclad trata de ayudar no son nuevos porque existen muchos casos de recaída. Son los llamados “reinicios”, de los que se contabilizaron más de 300 y se trata de algo normal en un proceso tan difícil como es dejar una adicción. De hecho, la gran mayoría de los pacientes de Aclad vienen rebotados de otras instituciones.  
Más cocainómanos 
Pero, además de cambios en el perfil de los consumidores, los datos de Aclad también apuntan a un cambio en la sustancia que más se consume: por primera vez, la cocaína se iguala con el cannabis en el número de consumidores: una representa el 37% de los casos mientras que la otra llega al 36%.
Este dato representa un aumento del 5% en tan solo un año. La cocaína, admite Lage, siempre ha sido una sustancia popular entre los consumidores coruñeses, que lo asocian con la diversión propia de las noches de fin de semana. Y eso, a pesar de que resulta más cara que otros estupefacientes. A menudo se consume en combinación con otras sustancias: normalmente es el tabaco 37%, seguida del alcohol, en el 28% de los casos que tratan en la sede de Aclad. 
Creciendo desde 2006 
Tampoco es que haya incrementado el número de toxicómanos de forma importante en solo un año, pero a largo plazo no deja de ser preocupante porque ha crecido sin parar, pero lentamente, desde 2006. Es lo que Aclad denomina una “evolución estable”. 
Además, el consumo habitual de más de una sustancia, junto con otros problemas, como puede ser la falta de oportunidades laborales, aumenta la posibilidad de casos crónicos, sobre todo en el caso de menores, que no cuentan con un apoyo familiar suficiente para salir del problema.

El consumo de heroína se mantiene estable a pesar de las alarmas

Las cifras de Aclad arrojan un resultado sorprendente para los expertos y es que no ha variado el consumo de la heroína, a pesar de las declaraciones alertando de este problema que partían de entidades como la Fundación Érguete. Lage, que también lo esperaba, opina que el fenómeno del incremento del consumo de la heroína es todavía demasiado reciente como para verse reflejado en las estadísticas. Por otro lado, desde la Policía Nacional advierten de un cambio de comportamiento en el toxicómano. “Ahora estamos observando un nuevo hábito, mezclar cocaína con heroína, que también ha llegado hasta aquí”, explicaba Vázquez. Ahora las dos sustancias  se consumen preferentemente  por vía oral, evitando las agujas para la heroína. l

Comentarios