martes 27/10/20

La asesoría jurídica municipal revisará la compra de dos pisos a un afín a la Marea

La asesoría jurídica municipal revisará el proceso de compra de dos inmuebles a un firmante del manifiesto de la Marea después de que así lo exigiesen las formaciones de la oposición en el transcurso de las comisiones de Transparencia y de Regeneración Urbana, que fueron convocadas por este asunto.

Las comisiones de Regeneración Urbana y Transparencia se celebraron ayer para explicar el proceso de compra de estos inmuebles | patricia g. fraga
Las comisiones de Regeneración Urbana y Transparencia se celebraron ayer para explicar el proceso de compra de estos inmuebles | patricia g. fraga

La asesoría jurídica municipal revisará el proceso de compra de dos inmuebles a un firmante del manifiesto de la Marea después de que así lo exigiesen las formaciones de la oposición en el transcurso de las comisiones de Transparencia y de Regeneración Urbana, que fueron convocadas por este asunto.
Esta fue la principal conclusión después de los dos encuentros mantenidos ayer, pero se desconoce el plazo para obtener una resolución.
La revisión correrá a cargo de la asesoría jurídica municipal, de la que uno de sus miembros ya formó parte de la comisión de valoración de las propiedades y que dio por buenas las condiciones en ambos casos.
En las comisiones de ayer participaron los concejales Xiao Varela y Eugenia Vieito, el primero como responsable del expediente de los inmuebles, y la segunda como titular del equipo de gobierno en el organismo de Transparencia. El que no estuvo fue el edil Alberto Lema, quien autorizó definitivamente las dos adquisiciones, ya que tal y como explicó en redes sociales le coincidía con el inicio de un viaje a Islandia. Por la oposición estuvieron los portavoces del PP y del BNG, Rosa Gallego y Avia Veira, y el concejal socialista José Manuel Dapena.
Xiao Varela volvió a defender que desde el Gobierno municipal entienden que las seis propiedades adquiridas cumplen con todos los requisitos.

Superficie útil
La polémica surgió porque uno de ellos figura registrado como local comercial cuando el programa era solo para viviendas, y ni este ni el otro adquirido a un afín de la Marea alcanza la superficie útil mínima requerida de 50 metros cuadrados, ya que se quedan en 49,55 y 47,2 metros cuadrados según el registro y las escrituras. Además, uno podría no cumplir con el decreto de habitabilidad por el tamaño de las dependencias del local.
“Lóxicamente pode ter algún erro, a día de hoxe non teño coñecemento e a comisión tampouco”, explicó Varela, al tiempo que reivindicó la tarea realizada por los funcionarios de la comisión valorativa y detalló que no se produjeron injerencias políticas sobre la decisión de esta, un aspecto compartido por los propios funcionarios que en las últimas horas a través de un escrito remitido al alcalde y al resto de miembros de la corporación municipal.
Desde la oposición se explicó que no convencieron los razonamientos aportados por los miembros del equipo de gobierno. Así, la portavoz del Partido Popular, Rosa Gallego, volvió a solicitar la anulación de la compra de estos dos pisos. “Balones fuera, la culpa la tiene la tiene la comisión, en fin, impresentable”, definió las explicaciones de la Marea.
“La comisión hizo su interpretación, puede cometer errores, todos somos humanos”, añadió Gallego, quien afirmó que “a quien corresponde tomar decisiones y rectificar es al Gobierno municipal, en concreto a Alberto Lema” como responsable de haber autorizado las compraventas.
La portavoz popular señaló que una cosa es “marear la perdiz” revisando los documentos, cuando lo que solicita es una “revisión de oficio” por parte del Consello Consultivo. Además, culpó al Gobierno local de querer “enfrentar a la oposición con los funcionarios”.

Mientras, el concejal José Manuel Dapena fue el encargado de representar al Partido Socialista, y detalló que el Gobierno municipal debe aclarar la “desafortunada casualidad” de que se comprasen dos pisos que “no cumplen requisitos de las bases de la convocatoria”, en referencia a la superficie útil y a que uno figure como local comercial. “El incidente de los pisos comprados supuestamente sin cumplir los requisitos no ha de impedir observar el fracaso de este proyecto”, añadió.
Finalmente, el BNG se mostró satisfecho de que la Marea atendiese su reclamación de revisar el proceso de compra, aunque lamentó que la Administración dé la imagen de interpretar “ó chou” las bases en estos casos. “Entendemos que a vivenda ou oficina podería chegar a ser unha cuestión de interpretación das bases pero os metros cadrados son unha cuestión matemática”, sentenció la portavoz Avia Veira.

Comentarios