viernes 19.07.2019

El arresto de un joven por la Policía Local en el Orzán acaba en tumulto

Una vez más, la zona de ocio nocturno del Orzán se convirtió en el escenario de una intervención policial después de que la habitual combinación de alcohol y jóvenes acabara.

Una vez más, la zona de ocio nocturno del Orzán se convirtió en el escenario de una intervención policial después de que la habitual combinación de alcohol y jóvenes acabara en altercado. Como resultado, un joven fue detenido por agredir a un agente y varios más fueron identificados.
Todo empezó pasadas las seis de la mañana, cuando una patrulla del 092 acudió a la calle de Juan Canalejo en respuesta a un llamada que alertaba de que se estaba produciendo una agresión entre dos jóvenes. La pelea se disolvió nada más llegar los agentes pero estos pudieron atrapar a uno de los implicados, un hombre de 34 años.
El individuo, que presentaba un hematoma en el ojo izquierdo, les contó que le habían agredido al salir de un local de ocio, y  que pretendía poner una denuncia. Los policías locales hablaron también con el otro individuo, que reconoció que le había pegado después de que hubiera estallado entre ellos una discusión.

contra el coche patrulla
Hasta aquí se trataba de una intervención habitual en una noche de sábado, pero todo se torció cuando los agentes quisieron llevarse a uno de los implicados  para identificarlo, puesto que iba indocumentado: otro joven, al parecer amigo del sujeto, se lanzó contra el coche patrulla cuando había arrancado, intentando abrir la puerta para que se bajase. El policía que se encontraba al volante tuvo que girar bruscamente y acabó chocando contra  un contenedor de basura.  
 Los agentes salieron del vehículo y trataron de identificarlo, pero comenzaron a recibir insultos de un grupo cercano. Según afirman desde la Policía Local, “trataron de impedirles realizar sus funciones, encarándose con ellos”. La situación empeoró aún más cuando uno de ellos le propinó a un policía un puñetazo en el pómulo izquierdo. Los agentes lo redujeron inmediatamente, mientras forcejaba y  “no dejaba de insultarles e increparles”.
Tras ser informado de los motivos de su arresto y de sus derechos, procedieron a identificarle.  Dicho joven resultó ser un varón de 34 años, siendo denunciado ante el juzgado de guardia por un concurso de dos delitos: por desobediencia y atentado a agente de la autoridad en el ejercicio de sus funciones con resultado de lesiones leves, quedando ingresado en los calabozos policiales a disposición judicial.
En cuanto a los dos participantes en la pelea que activó la intervención policial, también fueron identificados, y también se les informó de los pasos a seguir si de verdad querían llevar a cabo algún tipo de acción judicial.

Comentarios