miércoles 21/10/20

Los arenales coruñeses seguirán cerrados hasta el domingo por la alerta naranja

El viento de componente sur evitó que el oleaje llegara hasta el Paseo Marítimo

Los dueños de animales no pudieron pasearlos por la playa, como suelen hacer | javier alborés
Los dueños de animales no pudieron pasearlos por la playa, como suelen hacer | javier alborés

La alerta naranja se dejó sentir ayer con fuerza en la ciudad. El temporal trajo consigo precipitaciones que comenzaron a descargar con intensidad a partir de las dos y media de la tarde. También produjo un fuerte oleaje, pero el Ayuntamiento decidió cerrar los arenales desde la una de la tarde, y no está previsto que vuelvan a abrirse hasta el domingo, cuando se espera que el mal tiempo remita, según los pronósticos meteorológicos que se manejaban ayer.


Por otro lado, el oleaje no llegó al Paseo Marítimo gracias a que no había mar de fondo, y el viento que soplaba era de componente suroeste. Por ese lado, la ciudad está protegida de las peores inclemencias por el monte de San Pedro, así que se libró de lo peor de la alerta naranja. De hecho, las olas no llegaron ni a salpicar la zona peatonal, que no tuvo que ser cerrada al tránsito, como si ha ocurrido en otras ocasiones. 


A pesar de todo, las autoridades recuerdan a los vecinos que no deben acercarse a la costa durante el tiempo que dure la alerta naranja, y que tampoco deben saltarse el cordón policial que cierra los accesos a los arenales de la ciudad. 


Sin incidentes 
Por otro lado, a pesar de los chaparrones intermitentes, los Bomberos no tuvieron que intervenir en incidentes relacionados con el mal tiempo, excepto un aviso que se dio a las seis y media de la tarde en la calle Asturias, donde una ventana del primer piso del número cinco del inmueble, declarado en ruinas por el Ayuntamiento. 


La intervención no duró más que unos minutos, dado que solo tuvieron que retirar el vidrio. Los bomberos apuntan a las pésimas condiciones del inmueble y al mal tiempo como causa.

Comentarios