jueves 26/11/20

El área no consigue rebajar la incidencia del Covid pese a las medidas restrictivas

Cuando se produjo el cierre de la hostelería había 1.886 casos activos en A Coruña-Cee y ayer llegaban a 1.888

Las dos olas de la pandemia del Covid-19 en el área sanitaria de A Coruña-Cee están siendo bastante diferentes. La primera de ellas, en primavera, fue tan rápida en su ascenso de contagios como rápida en la bajada, sobre todo en el inicio de este descenso de las cifras de afectados. Sin embargo, esta segunda está resultado más difícil de doblegar. En primer lugar, porque cuando ya iba hacia abajo tras un agosto complicado, en octubre volvió al repunte y, en segundo, porque le está costando mucho más bajar el número de casos activos en esta segunda fase. Hasta el punto de que desde que se impusieron las restricciones más estrictas –con el cierre perimetral y de la hostelería el pasado 7 de noviembre– el área de A Coruña-Cee no solo no ha conseguido rebajar la incidencia, sino que incluso la aumentado.

De este modo, el pasado 7 de noviembre los casos activos se situaban en 1.886, mientras que el informe del Sergas de ayer situaba los contagios actuales en 1.888, dos más que antes de las restricciones y doce más que el día anterior. Con todo, fuentes sanitarias apuntan a que parte de estos problemas para doblegar la curva se deben a un rebrote más duro en la zona de Bergantiños en las últimas semanas, que la Xunta ha afrontado llevando las medidas estrictas de cierre perimetral y de la hostelería que ya había en el área metropolitana coruñesa también a la comarca bergantiñana.

Mientras no hacen todo el efecto deseado estas medidas, la zona sanitaria común sumó ayer 122 nuevos positivos –detectados en 1.418 PCR, lo que supone un índice de positividad del 8,6%–, lo que hizo que la incidencia total no bajase pese a las 110 altas.

También se incrementó la presión hospitalaria, con 168 ingresados, nueve más que el día anterior, de los que 150 están en el Chuac –27 en cuidados intensivos–, tres en el Modelo, otros tres en el Quirón –dos de ellos en la UCI– y doce en Cee.

Precisamente en este hospital se produjo la última víctima mortal de la pandemia en el área coruñesa. Fue un varón de 88 años ingresado en el Virxe da Xunqueira, diagnosticado de coronavirus y con patologías previas, por lo que la cifra de fallecidos llega a 259.

Donde sí se están reduciendo las cifras es en las residencias de mayores. Ayer, según los datos de Política Social y Sanidade, había cuatro usuarios menos contagiados para dejar el total en doce, diez en DomusVi A Coruña y dos en Ballesol, ambos en Oleiros. Mientras, los trabajadores enfermos siguen siendo dos, en Ballesol, los mismos que el miércoles.

Por su parte, en los colegios permanecen cerradas seis aulas –dos en la escuela infantil de Bergondo, otros dos en la de Cambre-A Barcala, y sendas en el Obradoiro de A Coruña y la guardería municipal de Arteixo–, al igual que en el último parte, mientras que los positivos se incrementaron en dos, para dejar el número total en 156.

Comentarios