martes 1/12/20

“Aquí la carrera investigadora no se reconoce a ningún nivel”

Marcos García Investigador y químico de la Universidad

Su equipo protagoniza la portada de una importante revista científica

Marcos García, en el laboratorio de la Universidad	javier lizón
Marcos García, en el laboratorio de la Universidad javier lizón

El investigador y químico de la Universidad de A Coruña Marcos García cree que en Galicia, y también en España, la carrera investigadora “no está reconocida a ningún nivel” porque se propone un modelo “muy conservador” que “no está basado en el conocimiento”.
“Aquí lo que se nos dice es que hay que investigar sobre cuestiones relacionadas con el mar, o con el sector mejillonero, porque son pilares industriales de Galicia que tampoco son muy sólidos, y hay pocas posibilidades de desarrollar otros temas de interés internacional”, asegura este investigador gallego en una entrevista con Efe.
Marcos García forma parte del grupo de investigación de Química Molecular y Materiales del Departamento de Química Fundamental de la Facultad de Ciencias coruñesa, que acaba de protagonizar la portada de la revista científica Crystal Growth & Design con un trabajo sobre materiales cristalinos y su ensamblaje intermolecular.

localista
En su opinión, las investigaciones tan centradas en “lo que interesa al país quizá no es lo más adecuado para una economía globalizada”. “Se promueve desde las instituciones una investigación más localista, con ataduras, conformista, que está bien –explica– porque la sociedad vive de eso, pero a lo mejor podríamos decirle a la sociedad que podría vivir de otra cosa”.
El departamento de Marcos García, investigador principal en este trabajo, trata la química supramolecular de cavitandos, síntesis de heterociclos condensados potencialmente bioactivos y aislamiento, elucidación de la estructura y síntesis de productos naturales, principalmente de origen marino, entre otros temas.
En este caso, el mérito de la publicación surgió de la colaboración de tres grupos, dos de la Universidad coruñesa que se fusionaron y un tercero de la Universidad de Valencia, con campos de trabajo diferenciados, que el grupo coruñés centró en el estudio del autoensamblaje supramolecular, la forma en la que se juntan las moléculas para formar agregados más complejos, como el ADN.

aplicaciones
Entender este funcionamiento tiene mucho interés, no solo a nivel académico sino para el posterior desarrollo de nuevos materiales, y en este caso uno de los descubrimientos fue que estos compuestos tenían una propiedad y es que eran fluorescentes en estado sólido, lo que dio pie a estudiar la utilidad de la preparación de nuevos materiales destinados a la optoelectrónica. Una pantalla táctil plegable es un ejemplo de esta aplicación.
Doctor en Química por la Universidad de Santiago con una tesis sobre el desarrollo de fármacos antivíricos, un postdoctorado en Inglaterra sobre el desarrollo de compuestos anticancerígenos y miembro del programa Parga Pondal, Marcos García trabaja en la Universidad de A Coruña con la “expectativa de hacer cosas importantes para la sociedad”. “Me siento muy orgulloso de ese trabajo en el que hay una labor mucho más sorda, de muchos años publicando, pero en este caso no había financiación”, sostiene sobre la investigación publicada en Crystal Growth & Design, la segunda acerca de cómo las moléculas se agregan en estado sólido para después modular sus propiedades.
Este reconocimiento sirve para impulsar su trabajo académico pero también, dice, “te da la oportunidad de que pueda ser financiado por las instituciones”. “Habría que tratar mejor a los investigadores”, sostiene García, quien explica que hay “muy poca cantidad de gente que acabe la carrera y después siga en el mundo de la investigación”; es difícil, continúa, encontrar a “gente dispuesta” para ello.
Establecer directrices claras de cómo es la carrera investigadora es uno de los puntos a tener en cuenta para impulsarla, con financiación para trabajar en proyectos y “que no se vea cortado todo eso” con doctores que se tengan que ir al extranjero” y que “a los cuarenta haya que buscarse un trabajo de otra cosa”. n

Comentarios