miércoles 21/10/20

Aporta una rueda y su cara destrozadas para denunciar un bache del carril bici

Los funcionarios del registro municipal que se encuentra en el bajo del palacio de María Pita atendieron ayer a un hombre que tenía la cara llena de moratones y vendas, y que llevaba en la mano una rueda de bicicleta deformada.
José Martín Andrade muestra ante el palacio municipal los resultados de la caída del domingo	quintana
José Martín Andrade muestra ante el palacio municipal los resultados de la caída del domingo quintana

Los funcionarios del registro municipal que se encuentra en el bajo del palacio de María Pita atendieron ayer a un hombre que tenía la cara llena de moratones y vendas, y que llevaba en la mano una rueda de bicicleta deformada. Según José Martín Andrade, todo aquello era el resultado de una caída que había sufrido el domingo cuando circulaba por el carril bici y su rueda delantera se quedó encajada en una grieta del firme. “El carril bici esta fatal, necesita que lo arreglen, por eso he venido aquí”, denunció.

Acudió al registro municipal con las pruebas del accidente que sufrió el domingo

Andrade es un vecino de Los Rosales que monta en bicicleta con frecuencia. El domingo había salido pedaleando por el carril bici desde el dique de abrigo y se dirigía a la Torre de Hércules cuando alcanzó a una pareja de ciclistas. Decidió adelantarlos, para lo que tuvo que rodar por la acera y cuando volvía a incorporarse al carril, metió la rueda delantera en una grieta entre el asfalto y las baldosas.

“Quedó encajada y salí proyectado por encima del manillar”, explica el ciclista. El impacto en la cara le dejó inconsciente unos segundos. “Cuando me desperté, había varias personas a mi alrededor. Por un momento creí que seguía en la bicicleta”, continua Andrade. Los testigos del suceso llamaron inmediatamente a una ambulancia, que le trasladó al centro hospitalario. Una vez allí, le dieron cuatro puntos de sutura en el mentón y en el pómulo, así como abrasiones en el codo. Dolorido, lo primero que hizo Andrade al día siguiente fue acudir al cuartel de la Policía Local para denunciarlo antes de acudir al registro municipal.

muy peligroso

“A cualquiera le hubiera podido ocurrir lo que a mí”, afirma, aunque matiza que la grieta era lo suficientemente grande para encajar la rueda de una bicicleta de calle, pero no una de montaña, más anchas”. De todos modos, también critica el estado del carril bici en otros tramos, como el de la zona del Millennium. “Aquello sí que es muy peligroso, con las cuestas que ahí, el firme está en muy mal estado. Además, los bancos de piedra están justo al lado, así que si alguien se cae y se golpea con ellos, se mata”.

La percepción de Andrade es compartida por el movimiento Coruña en Bici, que pretende promocionar este medio de transporte sostenible en la ciudad: “Es un problema que tiene el carril bici, que le falta mantenimiento, pero eso es algo que ocurre también en otras infraestructuras de la ciudad. Si vas por A Coruña, las aceras y las calzadas están destrozadas”.

Según los portavoz de Coruña en Bici, esta situación es fruto de la falta de inversión en gastos corrientes: “Lo que ocurre es que cambiar una baldosa rota o una bombilla no da votos, no es algo que pueda ir a inaugurar el alcalde, por eso no se le presta atención”. La diferencia es que los baches que suponen apenas una molestia para un conductor al volante de su turismo se convierten en un grave riesgo para el ciclista, que tiene que estar atento para evitar caer sobre el asfalto: “Y además, el carril bici también cuenta con graves errores de diseño. Pero es normal, porque no se tiene en cuenta la opinión de los ciclistas” .

Comentarios