martes 1/12/20

Aparece una pintada en la galería Artbys insultando al artista Tenreiro

Artbys amaneció con una pintada sobre el cristal de su escaparate, en la que se podía leer “Tenreiro hijo de puta” y se puede leer porque desde la galería apuntaron tras la acción que la mantendrán durante toda la semana

Los dueños del local toman la acción como la manifestación de un sentimiento contrario | pedro puig
Los dueños del local toman la acción como la manifestación de un sentimiento contrario | pedro puig

Artbys amaneció con una pintada sobre el cristal de su escaparate, en la que se podía leer “Tenreiro hijo de puta” y se puede leer porque desde la galería apuntaron tras la acción que la mantendrán durante toda la semana porque la consideran como la manifestación de un sentimiento contrario a lo que el artista realizó en la basílica del Valle de los Caídos hace dos días, donde utilizó el mismo color de la paleta para trazar una paloma de la paz y escribir la misiva “por la libertad”.
Fue detenido por hacerlo y la Guardia Civil estudia ahora el caso ya que le pueden acusar por daños y un agravante de odio. El caso es que el impulso de este anónimo en el local donde el propio Enrique Tenreiro muestra sus esculturas de madera es para los dueños de la galería una performance. Como galería, afirman que se mantienen ajenos a opiniones políticas y religiosas y consideran que “debemos limitarnos a lo que nos apasiona, que es el mundo del arte. El cual tiene diversas vías de expresión”. Por este motivo, respetan al autor del quejido con espray y no tomarán acciones legales al respecto.

Acción
El paso de Enrique Tenreiro por la tumba de Francisco Franco, ante la que se arrodilló y separó las flores para materializar lo que él definió como un homenaje a la generación de padres y abuelos a los que dejaron sin libertad también fue un acto por la reconciliación de los españoles, para cerrar viejas heridas de una Guerra Civil que no se debió de producir nunca. En un texto que escribió antes del acto, pidió disculpas a los que se pudieron sentir ofendidos.
En su ánimo no estaba hacer daño a la familia del dictador ni a sus seguidores, sino buscar un espacio de libertad por “la libertad robada”. Con su puesta en escena, quiso aportar su pequeño grano de arena para aliviar el dolor de los perdedores del conflicto y contribuir a que no haya más rencor.

Para él, lo hecho frente a la lápida del dictador es un escarnio que busca la felicidad. Por su parte, Artbys albergó estos días la exposición “Una saga: Los Tenreiro, el arte y A Coruña”, donde los planos de edificios del mayor de los Antonios se conjugó con la pincelada del pequeño y la ensalada de talentos se completó con la vanguardia de Jaime y la forma de expresar emociones de Enrique a través de maderas policromadas. En la galería se puede ver una selección de las esculturas del que también realiza acciones performativas.


Enrique se puso a tomar el sol en bañador en El Cantón y en Times Square reivindicó las mismas alas de libertad para el arte que el miércoles en Madrid. A la Fundación Seoane se presentó el año pasado desnudo, tapado solo por unas algas en homenaje a Maruja Mallo por sus fotografías en Chile. Coincidió con unas charlas del surrealismo.

El último de la saga no pensó mucho en las consecuencias, pero si le cae una penalización económica no descarta emprender una campaña de crowdfunding en las redes para abonarla. Por su acto podrían caerle tres años de prisión. De momento, el creador está de vuelta en su ciudad.

Comentarios