viernes 4/12/20

El aparato eléctrico provocó apagones en distintos puntos de la ciudad

Junto con las inundaciones y los daños en los edificios, el mal tiempo produjo también varios episodios de apagones en puntos dispersos de la ciudad. Vecinos de enclaves tan distantes como Monte Alto.

Las calles y carreteras se motearon de blanco por efecto de la granizada	patricia g. fraga
Las calles y carreteras se motearon de blanco por efecto de la granizada patricia g. fraga

Junto con las inundaciones y los daños en los edificios, el mal tiempo produjo también varios episodios de apagones en puntos dispersos de la ciudad. Vecinos de enclaves tan distantes como Monte Alto o Eirís tuvieron que pasar parte de la Nochebuena a oscuras, lo que hizo sin duda que la velada fuera más especial, aunque no tan cómoda. Desde Gas Natural Fenosa aseguran que el tendido eléctrico de al ciudad apenas se vio afectado por el mal tiempo, al revés que otras zonas de la provincia. En los alrededores de A Coruña, Guísamo y Oleiros (sobre todo por Mera) sí sufrieron cortes de luz, que la eléctrica considera que tuvieron una importancia relativa. Eso no impidió que dos personas tuvieran que ser rescatadas por los bomberos municipales del ascensor de número 257 de la avenida de Finisterre después de que el aparato se detuviera.
De todos modos, para las cuatro y media de la tarde de ayer, el servicio se había restablecido en toda Galicia, aunque también se viera afectada la red telefónica en gran parte. Y fue ese momento en el que la ciclogénesis explosiva decidió descargar una tormenta eléctrica. Fueron apenas un puñado de rayos, pero afectaron a la red semafórica del centro de la ciudad, que quedó deshabilitada.
En puntos como el cruce de la avenida de Finisterre con la ronda de Outeiro o en la plaza de Millán Astray las señales semafóricas dejaron de funcionar para confusión de los conductores, que de repente vieron cúmo todas las luces se fundían en negro. Para empeorar la situación inmediatamente se produjo una fuerte granizada que duró más de cinco minutos y que obligó a los conductores a moderar la velocidad. A pesar de todo, desde la Policía Local aseguran que no hubo que lamentar ningún siniestro provocado por la calzada que el granizo había vuelto resbaladiza.
Si el tráfico no se vio afectado, los bomberos sí tuvieron que realizar varias intervenciones durante toda la tarde aunque desde el parque de A Grela señalaron que ninguna fue de importancia, aunque fueron casi veinte: canalones rotos, farolas derribadas, andamios colgantes, vallas caídas y otros problemas menores mantuvieron a los servicios de emergencia con las manos bien ocupadas durante el día de Navidad.

Comentarios