miércoles 21/10/20

Antonio Muñoz Molina | “Denuncio que vivimos en un mundo que crea contaminación, basura y ansiedad”

El escritor Antonio Muñoz Molina estará presentando esta tarde su última obra, “Un andar solitario entre la gente”, en el salón de actos de la UNED de A Coruña.

El escritor Antonio Muñoz Molina presentó su novela hace unas semanas | aec
El escritor Antonio Muñoz Molina presentó su novela hace unas semanas | aec

El escritor Antonio Muñoz Molina estará presentando esta tarde su última obra, “Un andar solitario entre la gente”, en el salón de actos de la UNED de A Coruña. La cita se engloba dentro del programa “Encuentros con escritores”, y se celebrará a las 18.30 horas. En la mesa de debate, el autor conversará con Xavier Seoane y Javier Pintor, coordinador de la actividad.

Acaba de lanzar su último trabajo, “Un andar solitario entre la gente”, ¿cómo surgió la idea de esta novela?
Surge como surgen las cosas, por aficiones, por descubrimientos que uno va haciendo. Cuando era joven me dejaba llevar más por lo literario, pero con el paso de los años he comenzado a fijarme más en la vida real. El libro surge del instinto de observar las cosas que se tienen delante, la realidad.

¿El proceso de creación fue diferente al de otros trabajos?
Fue un proceso muy entretenido y diferente. Un trabajo de lápiz, papel y tijera. Salí a la calle a ver y escuchar. Todo nació de una manía que tengo, una manía de coger cosas, grabarlas, coleccionar folletos, observar anuncios, recortar y pegar.

¿Y qué hizo con todo eso?
Poco a poco fui empezando a escribir pequeños textos. Algunas veces eran como crónicas, otras veces eran como fragmentos de un diario, y poco a poco fue cogiendo forma sin tener en mente un gran proyecto, fue surgiendo día a día.

¿Qué sintió a la hora de trabajar en esta novela?
A mí me gusta dejarme llevar. En este caso fue totalmente distinto. Mucho más fresco, más libre, crear el libro era casi como estar de vacaciones. Pude disfrutar de la libertad de no tener que hacer nada en un plazo fijo, no tenía presión y eso fue una gran felicidad.

A lo largo de la obra aparecen otros escritores, ¿qué papel tienen en ella?
La novela sigue ese rastro de gente que desde principios del siglo XIX empezó a mirar la ciudad moderna como un material posible para la literatura. Por ejemplo Thomas de Quincey o Baudelaire, ellos representan esa tradición de escritores realistas que han querido mirar el mundo que existía delante de ellos.

¿En la novela tiene un mayor papel la ficción o la realidad?
Todo se mezcla y por lo tanto todo se vuelve ficción. Hay un personaje que habla en primera persona y soy yo. Pero después me invento un personaje fantasmal y errante, sin nombre, que al final se acaba convirtiendo en el eje del libro. De ahí que la frontera entre los real y lo inventado se vuelva más ambigua, y eso es lo que hace más atractiva la obra.

¿Qué puede esperar el lector cuando se siente a leer la obra?
Los lectores pueden encontrar cosas muy parecidas a otras que encontraron en anteriores obras mías. Lo fundamental es la ambición y el deseo de que el libro sirva para conocer la realidad. Es como un reportaje apasionado sobre la realidad.

También hay cabida para la denuncia, ¿a qué exactamente?
La obra denuncia el despilfarro y el consumo. Un modo de vida que crea ruido y basura. Denuncio que vivimos en un mundo que crea contaminación y ansiedad en las personas.

¿Cuál es la palabra que mejor puede definir esta novela?
Libertad es una buena palabra. Libertad de hacer lo que a uno le apetece hacer, de dejarse llevar por lo que uno quiere. Escribir sin pensar en nada más. Me he sentido completamente libre haciendo esta novela .

Esta tarde está en A Coruña, ¿qué le inspira Galicia?
Me inspira muy buenos recuerdos. Uno de mis mejores amigos, ya fallecido, era de Lugo, y fue mi vínculo más estrecho con Galicia, que siempre me recuerda a él. Además, tengo otra conexión añadida, ya que la novia de mi hijo también es gallega. El contacto y mi relación con Galicia viene por muchos lados.

Comentarios