jueves 24/9/20

El año finalizará con 50.000 metros cuadrados más de calles peatonales

La pandemia ha servido para impulsar los planes municipales para ganar más espacio al tráfico rodado
Operarios trabajando en la peatonalización de Monte das Moas | PATRICIA G. FRAGA
Operarios trabajando en la peatonalización de Monte das Moas | PATRICIA G. FRAGA

Desde que comenzó este mandato, la Concejalía de Urbanismo ha fomentado la peatonalizacion de las calles siempre y cuando sea posible, un proceso que el estallido de la pandemia no ha hecho más que acelerar, bajo la premisa de que hoy en día es más necesario que nunca el distanciamiento social que solo es posible con más espacio para los peatones. Fuentes municipales calculan que, solo durante este año, habrá 55.000 metros cuadrados más de calles peatonales en la ciudad.

En este número se engloban i las actuaciones que son todavía provisionales, o que afectan a medios de transporte más sostenibles como el carril bici en el Paseo Marítimo, Cantones, alcalde Marchesi, Compostela, Monte das Moas, Emilia Pardo Bazán... No es que el actual Gobierno local sea innovador en este sentido: existe un acuerdo general, sin importar los colores políticos, en que es necesario reducir la importancia del vehículo privado en las ciudades, y existe un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que se remonta a varios mandatos atrás y que ha servido de guía a varios gobiernos.

Un ejemplo de ello es la obra a gran escala que se llevó a cabo durante el mandato del PP: la peatonalización de La Marina, que permitió liberar miles de metros cuadrados para el peatón en la zona centro de la ciudad. En el caso de la Marea Atlántica, llevaron a cabo varias reformas comparativamente menores, como la de A Marola, pero a un ritmo mucho más lento.

Grandes reformas

En cambio, el Gobierno socialista acelera el ritmo, en parte gracias al trabajo realizado en anteriores mandatos, y llevará a cabo obras importantes como la reforma de Los Cantones o el Paseo. .

Como ya dijo alcaldesa, Inés Rey, se trata sobre todo de recuperar espacio para el peatón, y ganar en calidad de vida. Con este fin, se buscan sobre todo vías pequeñas, que no supongan una serie afección al tráfico. Por ejemplo, una de las próximas en acometerse es la calle que da acceso a la playa de San Amaro, con la entrada del Club del Mar.

Pero desde María Pita aseguran que les llegan constantemente peticiones de asociaciones de comerciantes y de vecinos para cerrar al tráfico pequeñas calles y ganar así más espacio. Sin embargo, esta demanda es cada vez más difícil de compatibilizar con la de aparcamiento.

Comentarios