martes 27/10/20

La ampliación de Alfonso Molina saldrá a exposición pública el próximo mes

El proyecto de ampliación de Alfonso Molina sigue su andadura, aunque sea a un ritmo mucho más lento de lo que le gustaría al Ayuntamiento.

EL proyecto contempla que la avenida, por la que circulan cerca de 100.000 vehículos a diario, llegue a ampliarse a once carriles en su tramo más ancho | javier alborés
EL proyecto contempla que la avenida, por la que circulan cerca de 100.000 vehículos a diario, llegue a ampliarse a once carriles en su tramo más ancho | javier alborés

El proyecto de ampliación de Alfonso Molina sigue su andadura, aunque sea a un ritmo mucho más lento de lo que le gustaría al Ayuntamiento. El Ministerio de Fomento anunció que antes de que finalice el mes que viene se iniciará el proceso de exposición pública, porque los expertos de la empresa pública de ingeniería civil, Ineco, están dando ya los últimos toques al documento de remodelación e integración ambiental de la avenida de Alfonso Molina. “Ya está en su fase final”, aseguran desde Fomento.


El acuerdo entre Fomento (cuando la titular era todavía Ana Pastor) y el Ayuntamiento se alcanzó en junio del año pasado y, desde entonces, no se había dado ningún paso a la espera de que le nuevo documento incluyera las modificaciones pactadas. La más relevante de estas novedades es un nuevo acceso para el Parque Ofimático. Además, el nuevo trazado muestra una avenida de ocho carriles (originariamente eran diez), aunque llega a ampliarse a once en el punto más cercano a la autopista. Otro cambio es el acceso a San Vicente de Elviña, donde el Gobierno local exigió que se mantuviera una isleta para regular las entradas y salidas del campus de Elviña.
 

Más retrasos
El calendario marcado por Madrid prevé que el proyecto pasará dos meses en exposición pública para que luego se pudiera redactar el proyecto constructivo. Pero el Ayuntamiento ya anunció hace meses que, en cuanto salga el documento a exposición pública, presentará alegaciones porque Fomento no ha aceptado las modificaciones posteriores solicitadas por el Gobierno local. El acuerdo alcanzado en junio se centraba en la calzada, y el Ayuntamiento insiste en desarrollar los bordes: incluir un carril bici, aceras, mejorar las zonas verdes e ideas como habilitar los puentes para que los indigentes pudieran dormir más cómodamente debajo de ellos o un paso subterráneo para ranas y reptiles. En febrero, el ministerio advirtió de que “no aceptará nuevos cambios en el proyecto ni en su presupuesto ni retrasos en su tramitación”.


Para el Gobierno de la Marea Atlántica, eso no les deja más salida que alegar. Tras su última reunión con los responsables de Fomento, el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, fue muy claro: “Eu quería evitar que foramos ao proceso de exposición pública e alegacións porque entendo que é moi engorroso, pero se ten que chegar, faremos as alegacións oportunas”.

Falta de sintonía
En el fondo del problema, además de la falta de sintonía política entre Fomento y el Ayuntamiento, por lo menos desde que Iñigo de la Serna asumió el ministerio (según ha reconocido en varias ocasiones el alcalde, Xulio Ferreiro) se encuentra el enfrentamiento entre dos concepciones distintas sobre lo que debe ser el futura del principal acceso a la ciudad: o una vía rápida con más capacidad para el tráfico como desea Fomento o un bulevar más integrado en el tejido urbano, que es la aspiración municipal.


Antes de la exposición pública estaba prevista una nueva reunión entre responsables de Fomento y el Ayuntamiento, donde sin duda estas dos concepciones sobre la mesa, aunque el edil de Regeneración Urbana ya expresó su temor de que el encuentro no sirva para nada.

Comentarios