martes 4/8/20

La amplia respuesta a la huelga del sector del metal cierra la tanda de paros sin conflictos con los piquetes

El sector del metal culminó ayer la primera de sus convocatorias de huelga con un seguimiento masivo de los trabajadores de la comarca en el cuarto día en el que salieron a la calle para denunciar las dificultades para negociar un nuevo convenio colectivo.

Cientos de operarios se manifestaron en protesta por su situación laboral | javier alborés
Cientos de operarios se manifestaron en protesta por su situación laboral | javier alborés

El sector del metal culminó ayer la primera de sus convocatorias de huelga con un seguimiento masivo de los trabajadores de la comarca en el cuarto día en el que salieron a la calle para denunciar las dificultades para negociar un nuevo convenio colectivo. Con tres nuevos paros acordados, los representantes sindicales insisten en que no cederán en sus demandas a la patronal para mejorar sus condiciones laborales.
Alrededor de 300 personas cubrieron ayer el tramo que separa la sede de la Confederación de Empresarios y la delegación del Gobierno al grito de “Folga, folga, folga do metal” en la que fue la cuarta jornada de paro de la primera convocatoria. El malestar de los trabajadores por la falta de acuerdo con la patronal –en realidad negocian con cuatro: fontaneros, electricistas, talleres de coches y siderurgia– va en aumento y ayer lo hicieron notar con pitos, sirenas y mucha pirotécnica durante la manifestación. Esta causó pequeñas retenciones de tráfico a su paso, pero las primeras jornadas reivindicativas se cerraron sin los grandes conflictos que se auguraban. De hecho, no hubo ningún incidente en los piquetes que se montaron en los polígonos industriales. 
Ante la falta de endurecimiento de esta vertiente de las protestas, el secretario comarcal de CIG Industria, que es la central mayoritaria en el sector, Eduardo Caamaño, explicó a este diario que “non fai falla” porque las empresas a las que acudieron estaban cerradas. “Si houbo algunhas coaccións por parte da patronal, de algúns empresarios, pero non foi un caso maioritario”, lamentó. 
Sobre la respuesta de los operarios, defendió que el seguimiento “está consolidado” y que ayer incluso se unieron los trabajadores de algunas pequeñas compañías. En relación con la primera reunión con el mediador de la patronal mantenida en la tarde del lunes –sobre la que se debatió en la asamblea del martes–, Caamaño aseguró que para sentarse cedieron algo “as dúas partes para que se vexa que hai ánimo de negociar”. 

Sin fechas
Sin embargo aclaró: “Seguimos moi distanciados porque hai cousas primordiales nas que non estamos dispostos a ceder”. En este contexto todavía no hay fecha para volver a hablar con la patronal. Por si el acuerdo entre las partes tarda en llegar, avisan de que convocarán todas las jornadas de paro “que fagan falta”.
Ya lo dijeron ayer los manifestantes en sus cánticos mientras cruzaban el centro de la ciudad escoltados por agentes de la Policía Local y la Policía Nacional: “E se isto non se amaña, caña, caña, caña. E se isto non se asume, lume, lume, lume”. 
El representante de MCA-UGT para la comarca de A Coruña, Fito Paseiro, destacó que “cada vez son máis os traballadores que están secundando a folga e as empresas que están parando na súa totalidade”. Además, subrayó que no se trata de que haya incidentes, sino de “acordar un convenio” que se ajuste a sus peticiones tras años de congelación. 

Tres jornadas más
Por su parte el responsable comarcal de Industria en CCOO, Arturo Julián, agradeció el apoyo de algunos compañeros que, aunque tienen convenios propios, participaron en la manifestación de ayer. Así habló de firmas como Alcoa y recordó que en otras ciudades como Ferrol hay más fuerza porque el conflicto lo padecen  todas las compañías auxiliares vinculadas al naval. 
Aun así tiene la “esperanza” de que el seguimiento siga creciendo a lo largo del mes. De hecho, en la asamblea del martes los trabajadores aprobaron parar nuevamente los jueves 13, 20 y 27. l

Comentarios