lunes 21/9/20

Alumnos del curso municipal preparan la apertura de sus tiendas en las plazas

La Concejalía de Empleo y Empresa calculó que a principios de abril habría 13 nuevos negocios en los mercados municipales pero, a priori, sus estimaciones parecen desencaminadas.

un empresario de monte alto estã¡ reformando un local en la tercera planta de la plaza de lugo quintana
un empresario de monte alto estã¡ reformando un local en la tercera planta de la plaza de lugo quintana

La Concejalía de Empleo y Empresa calculó que a principios de abril habría 13 nuevos negocios en los mercados municipales pero, a priori, sus estimaciones parecen desencaminadas. En las plazas ha comenzado el movimiento de locales cedidos a los parados reconvertidos en emprendedores que formó el Ayuntamiento, si bien en San Agustín rechazan que se vaya a impulsar la instalación tanto como se había previsto. De los diez puestos reservados para estos nuevos empresarios, tan solo uno está en plena reforma.

Los comerciantes    de San Agustín descartan que se inauguren los diez puestos cedidos 


Una decena de locales en San Agustín, dos en la plaza de Lugo y otro en el mercado de Monte Alto. El reparto lo hizo la Concejalía de Empleo y Empresa –responsable de los mercados– a finales de enero si bien, al terminar un curso de formación, varios de los emprendedores advirtieron de que la falta de ayudas del gobierno municipal para instalarse podía echar atrás sus ansias de crear negocio por cuenta propia. Finalmente parece que será así dado que tan solo se está trabajando en cuatro de las dependencias cedidas cuando el 1 de abril los trece comercios deberían estar funcionando.
La plaza de Lugo y Monte Alto cumplirán las expectativas, pero no parece que vaya a ser así en San Agustín. En el primero de los espacios ha abierto estos días Ester, que junto con otro estudiante, inauguraron la pastelería Patagonia.

ideas nuevas con tirón
“Hicimos el curso del Ayuntamiento pensando ya en montar el negocio juntos”, cuenta la recién estrenada placera, que repasa con orgullo la lista de productos que venden. La mayoría son elaborados dulces y salados de origen argentino que están “asentando a algún cliente” y ganando fama en la plaza.
Las empanadillas con múltiples rellenos y las especialidades con dulce de leche comparten espacio con los carteles que ofrecen cátering a domicilio. Ester y su socio quieren hacerse un hueco en pequeñas celebraciones, puesto que este tipo de ofertas son escasas en los mercados.
Justo al lado está en obras el local que ocupará un establecimiento de venta de comida preparada cuyo propietario tiene otro negocio en el barrio de Monte Alto. En la plaza de abastos de esa zona, los comerciantes han notado movimiento en el antiguo local de una pollería si bien desconocen qué tipo de tienda abrirá allí.
Las reformas van más lentas en San Agustín donde la presidenta de los placeros, Ángela Barrán, explica que tan solo se está instalando en los puestos de fuera una empresa de reparto a domicilio en bicicleta y de reparación de este tipo de vehículos que trabaja con una cooperativa.
“No creo que vayan a abrir todos; hubo movimientos pero fueron del Ayuntamiento para reparar varios puestos”, destacó. Los empresarios confían en que se produzca alguna otra incorporación, pero muchos menos de las previstas inicialmente.

Comentarios