Alumnas de la escuela de moda Formarte diseñan vestidos para cinco influencers gallegas

La escuela de diseño de moda Formarte presentó ayer cinco creaciones que diez de sus alumnas de primer curso diseñaron y confeccionaron para cinco influencers gallegas.

Alumnas de la escuela de moda Formarte diseñan vestidos para cinco influencers gallegas
Las diez alumnas de la escuela, juntos a los cinco vestidos diseñados y confeccionados por ellas mismas | candela
Las diez alumnas de la escuela, juntos a los cinco vestidos diseñados y confeccionados por ellas mismas | candela

La escuela de diseño de moda Formarte presentó ayer cinco creaciones que diez de sus alumnas de primer curso diseñaron y confeccionaron para cinco influencers gallegas.
La subdirectora de la escuela, Marián Llonch y el profesor de la asginatura de Diseño, Javier Quintela, explicaron la iniciativa, que pretende que las alumnas “aprendan lo que es hacer el diseño exclusivamente para una persona y conocer todos los pasos que ese proceso conlleva”.

Así, las estudiantes de moda, en parejas, diseñaron y confeccionaron un vestido para la influencer que les fue asignada. Las blogueras participantes fueron Laura de Santiago, Martina Lubián, Sara Noguerol, Myblueberrynights y Donkeycool.

Proceso
Cada pareja de alumnas se entrevistó con su bloguera “para conocer sus gustos y el lugar al que llevarían el futuro diseño y todas sus preferencias sobre colores o tejidos”, comentó Quintela, reconocido diseñador de alta costura.
Donkeycool, Myblueberrunights y Laura de Santiago solicitaron un vestido para acudir a una boda de invitada, mientras que Sara Noguerol asistiría a una premiere y Martina Lubián a una graduación. Teniendo en cuenta sus indicaciones, comenzaron el proyecto realizando varios diseños pensando en distintos tejidos para dar a elegir a las blogueras.

Momentos antes de la llegada de las influencers, las creadoras aseguraban estar “muy nerviosas” por saber si habrían acertado con el proyecto en el que habían trabajado durante semanas, algo que había sido “más difícil de lo que esperábamos”, aseguraban.
El resultado fue de lo más positivo. Las blogueras se mostraron “encantadas” con los vestidos confeccionados para ellas y “sorprendidas” de que hubieran reflejado tan bien lo que querían.