jueves 3/12/20

Los alquileres más caros cuestan 2.500 euros al mes y están en la calle del Papagayo y la plaza de Pontevedra

Los inmuebles más económicos se sitúan en el Agra do Orzán, Os Castros y Novo Mesoiro, a un coste de 400 euros
Las viviendas más exclusivas en alquiler se ubican en la calle Papagayo y plaza de Pontevedra  | pedro puig
Las viviendas más exclusivas en alquiler se ubican en la calle Papagayo y plaza de Pontevedra | pedro puig

El mercado del alquiler en la ciudad de A Coruña es un quebradero de cabeza para inmobiliarias e inquilinos. La oferta de viviendas en régimen de arrendamiento cayó en marzo hasta las 680, pero eso no impidió que la urbe mantuviese su título de ciudad más cara para alquilar, con un precio de 8,75 euros el metro cuadrado.  

Este escenario es algo común en A Coruña, pero a la hora de evaluar dónde se localizan los inmuebles más caros de la comunidad, la urbe herculina se vuelve a llevar la medalla de oro. La Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) ha hecho un estudio sobre cuáles son las calles de las siete principales ciudades de Galicia en las que se ubican las viviendas en alquiler más caras y exclusivas.

8,75 euros
cuesta de media el metro cuadrado de una vivienda en alquiler en A Coruña, el precio más caro de la comunidad

El documento expone que para gozar del arrendamiento más alto de A Coruña hay que desembolsar la cuantía de 2.500 euros al mes, tal y como reconoce el presidente de Fegein, Benito Iglesias. Pero, ¿dónde están localizados estos inmuebles? No hay que irse muy lejos del centro para encontrarlos. La calle Papagayo, en el Ensanche, y la plaza de Pontevedra “son las calles donde están ubicadas las viviendas en alquiler más caras. No son las calles más caras, que es algo diferente”, reconoce Iglesias.

Por ciudades

Algo más asequible supone instalarse en uno de los inmuebles en alquiler más exclusivos de Vigo, situados en las zonas de Policarpo Sanz, la plaza de Compostela y García Barbón. Los arrendatarios que firmen un contrato en uno de estos pisos pagarán 2.000 euros al mes. En Santiago la cifra desciende hasta los 1.200 euros en las calles del Doctor Teixeiro y la avenida de Ferrol. Doscientos euros menos hay que abonar para vivir en las zonas del Paseo, Santo Domingo, avenida de la Habana y el Parque de san Lázaro, de Ourense; así como en el lucense recinto amurallado. Para residir en una de las viviendas más caras de Pontevedra hay que pagar 900 euros. Estos pisos están en Echegaray y la plaza de la Peregrina. Por último, en Ferrol, en Ultramar, la plaza de España y Celso Emilio Ferreiro, el alquiler de las casas más exclusivas asciende a los 800 euros de forma mensual.

En el otro extremo se ubican las zonas en las que vivir de alquiler supone pagar un precio mucho más reducido. Así, desde la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias señalan al Agra do Orzán, Os Castros y Novo Mesoiro como las zonas con los alquileres más baratos en A Coruña, ya que no superan los 400 euros. Pese a ser esta la cifra de los inmuebles más económicos de la ciudad, son los más caros dentro de la lista de las urbes gallegas.

Los alquileres más baratos de Santiago se encuentran en San Lázaro y Campus Sur, a 350 euros; le sigue Pontevedra, con el mismo precio en Fernando Olmedo y plaza de Barcelos. En Vigo y Lugo los arrendamientos más asequibles están ubicados en Castrelos, Lavadores y Calvario, en la primera, y la Milagrosa y Catasol en la segunda. En Ferrol, en la zona de Fajardo, y en Ourense, en Covadonga y el Veintiuno, tienen los inmuebles más rebajados, a 250 euros el alquiler mensual.

El presidente de Fegein achaca el crecimiento de los precios, que en A Coruña llega hasta los 2.500 euros por un inmueble, al “crecimiento de la vivienda vacacional y la desconfianza de los propietarios”, factores que crean cada vez “más alquileres inasumibles para un segmento más amplio de la población”, sostiene.

A la hora de marcar los precios de los arrendamientos juega un papel muy importante “la ubicación, la distribución interior y el estado del mobiliario e interior de las viviendas. Desde Fegein pedimos al propietario buenas condiciones”, concluye Iglesias.

Comentarios