jueves 22/10/20

Algunas farmacias coruñesas afrontan despidos a causa de la crisis y los recortes sanitarios

Los testigos más directos de los recortes sanitarios traducidos en el copago o la desfinanciación de medicamentos, las farmacias, comienzan a sufrir en primera persona los efectos de las medidas gubernamentales.
Las farmacias también están sufriendo los recortes          patricia g. fraga
Las farmacias también están sufriendo los recortes patricia g. fraga

Los testigos más directos de los recortes sanitarios traducidos en el copago o la desfinanciación de medicamentos, las farmacias, comienzan a sufrir en primera persona los efectos de las medidas gubernamentales. El Colegio de Farmacéuticos de A Coruña reconoce que “hay gente que está reduciendo personal” en las oficinas y que los usuarios notarán estos ajustes.

“En esta profesión no había paro”. La afirmación categórica es de la presidenta del Colegio provincial de Farmacéuticos, Rosa Lendoiro, que reconoce que ahora estos establecimientos “no son ajenos a la crisis” y muchos afrontan salidas de trabajadores. Los nuevos planteamientos del Gobierno central respecto a los fármacos van al bolsillo del ciudadano pero también al margen de beneficios de las farmacias porque a ellas se les da “una aportación en función del volumen de facturación” y esa ha bajado.

medidas insuficientes

Lo ha hecho porque muchos coruñeses se lo piensan dos veces antes de recoger todas sus recetas a sabiendas de que tendrán que asumir una parte del coste y también porque la venta de aquellos medicamentos considerados para síntomas menores desfinanciados ha experimentado una caída en la ciudad.

Además, tal y como advertían algunos farmacéuticos a nivel particular cuando se implantó el nuevo copago, la presión sobre las grandes farmacéuticas para que rebajen el precio de sus compuestos también deja menos margen de beneficio a las pequeñas oficinas. “Han puesto en marcha medidas de contención del gasto a lo largo del año y siguen siendo insuficientes”, recuerda Lendoiro, que recalca que esas medidas que no resuelven la crisis del sistema sanitario sí hacen daño a los colegiados. “Están teniendo un impacto directo en las oficinas de farmacia y ya hay gente que está reduciendo personal; esto se va a notar porque empieza a haber despidos”, avisa.

A mayores la representante del sector reconoce que aunque no prescindan de personal, hay “algún concurso de acreedores” e incluso algún embargo pendiente en A Coruña. El problema es que las farmacias tienen mayores dificultades que cualquier otro negocio para echar el cierre puesto que “es privado pero de interés público y prima ese interés sanitario”.

Para Lendoiro la única ventaja actualmente es que “la comunidad gallega está haciendo los pagos en tiempo y forma para asegurar el acceso a los ciudadanos a las medicinas”. Por contra sus compañeros valencianos “llevan cinco o seis meses sin cobrar” de la Administración y han asumido grandes deudas.

Comentarios