domingo 29/11/20

Alertan de la existencia de un bar ilegal en la rampa del Millennium

El abandono que sufre el Millennium ha llegado al extremo de que los vecinos de la zona hayan alertado de la existencia de un bar clandestino en la parte cubierta que hay en la rampa junto a los bajos del obelisco.

El bar improvisado en la cuesta hacia los bajos del Millennium cuenta con una barra, mesa y sillas y colchones en el suelo. 	fotos: quintana
El bar improvisado en la cuesta hacia los bajos del Millennium cuenta con una barra, mesa y sillas y colchones en el suelo. fotos: quintana

El abandono que sufre el Millennium ha llegado al extremo de que los vecinos de la zona hayan alertado de la existencia de un bar clandestino en la parte cubierta que hay en la rampa junto a los bajos del obelisco.
Los viandantes que pasan cerca del monumento se quedan sorprendidos por la presencia de un “bar” improvisado al final de la cuesta que hay a la altura del obelisco y que se trata de algo, en apariencia, totalmente ilegal.
Con una barra de bar, sillas e incluso algún elemento decorativo, algunos turistas lo han llegado a confundir con un verdadero establecimiento hostelero para terminar llevándose una imagen muy negativa al darse cuenta de la realidad.
Sin embargo, se trata de algo al margen de la norma y que, según explican varios vecinos que viven en la zona, también ha provocado algunos incidentes en el que se han llegado a ver navajas en las manos de los “clientes” de este local improvisado.
Además, se trata de un foco de insalubridad por la suciedad que dejan los ocupantes en el lugar y a ello hay que unir la pésima imagen que transmiten de uno de los reclamos turísticos de la ciudad. Muchos de ellos terminan tumbándose en el suelo –donde hay colchones– para descansar después de haber tomado unas cuantas consumiciones.

abandono
Este último sobresalto es una muestra más del abandono que sufre el Millennium, que lleva sin iluminación nocturna desde hace años y con sus bajos en un estado deplorable.
No es la primera vez que alguien intenta ocupar ilegalmente los anexos de este monumento, ya que hace años los bajos cubiertos eran ocupados por indigentes que los utilizaban a modo de refugio. En la actualidad esta parte es una escombrera llena de paredes pintadas y bloques de hormigón por el suelo.

Comentarios