martes 27/10/20

Alertan de un cruce ilegal en Alfonso Molina por un hueco en la mediana

Los peatones y Alfonso Molina siempre han sido como aceite y agua: no se mezclan. Por lo menos, si se respetan las normas de seguridad vial. Pero el director del instituto Fernando Wirtz, Rafael Menéndez, denunció a la Concejalía de Movilidad que se está cruzando a pie, atravesando la mediana de Alfonso Molina, a pesar del obvio peligro que supone atravesar una vía de varios carriles

La barra rota en la mediana, instalada en 2015, se encuentra frente al a puerta del instituto | quintana
La barra rota en la mediana, instalada en 2015, se encuentra frente al a puerta del instituto | quintana

Los peatones y Alfonso Molina siempre han sido como aceite y agua: no se mezclan. Por lo menos, si se respetan las normas de seguridad vial. Pero el director del instituto Fernando Wirtz, Rafael Menéndez, denunció a la Concejalía de Movilidad que se está cruzando a pie, atravesando la mediana de Alfonso Molina, a pesar del obvio peligro que supone atravesar una vía de varios carriles en un tramo en el que los coches circulan con exceso de velocidad. “Los he visto: atraviesan una de las barras de la mediana, que está rota”, explicó.
El director del centro está convencido de que “alguien” rompió esa barra ex profeso, para poder atravesar la avenida, cuando se cerró al público la pasarela frente a los Nuevos Juzgados, la misma de la que el Ayuntamiento ha anunciado su demolición por su estado ruinoso. La nueva mediana se instaló en 2015, como parte de un proyecto integral para urbanizar Alfonso Molina presupuestado en 1.360.000 euros y se hizo de un material quebradizo, de tubos  para que no causara daños a un vehículo que se saliera de la vía. Pero esa fragilidad también la hace vulnerable al vandalismo. Por eso, Menéndez ha pedido al Gobierno local que tome cartas en el asunto.
Reducción de velocidad
No hay que olvidar que en abril del año pasado, un joven estudiante, de solo 19 años, falleció cuando cruzaba temerariamente Alfonso Molina a pie a la altura de Carrefour en dirección a Matogrande. Era de madrugada. Había saltado la mediana y se encontraba en el tercer carril cuando fue alcanzado por un taxi. Por su parte, el Concejal de Movilidad, Daniel Grandío, ya había planeado tomar medidas para obligar a los vehículos a reducir la velocidad. El límite establecido es de 50 kilómetros por hora, el de una vía urbana, pero los coches lo ignoran y circulan a 80 kilómetros por hora puesto que n hay semáforos ni pasos de cebra. Eso cambiará pronto.
El director del centro aprovechó la reunión celebrada el martes para presentar otras quejas, como el mal estado del paso de cebra del cruce de la calle Caballeros con Castro Chané, que recibió la atención inmediata de los técnicos de Movilidad. En cuanto a Alfonso Molina y su futuro paso de peatones, las cuatro partes se reunirán más adelante, después de que las medidas para frenar el tráfico hayan dado fruto. l

Comentarios