lunes 21/9/20

Alcoa anuncia un despido colectivo tras haber perdido las compensaciones

La ciudad vivirá otra gran caída industrial en la ciudad; la segunda en menos de dos años. Tras el cese de la Fábrica de Armas en junio de 2013, ahora es el líder de la metalurgia,

Casi 500 personas trabajan en la factoría que la multinacional tiene en el polígono de A Grela	pedro puig
Casi 500 personas trabajan en la factoría que la multinacional tiene en el polígono de A Grela pedro puig

La ciudad vivirá otra gran caída industrial en la ciudad; la segunda en menos de dos años. Tras el cese de la Fábrica de Armas en junio de 2013, ahora es el líder de la metalurgia, Alcoa, quien anuncia su intención de aplicar un despido colectivo sus plantas de Avilés y A Coruña. En su sede de A Grela trabajan cerca de 500 trabajadores.
La alarma saltaba ayer cuando los representantes sindicales recibían de manos de la empresa una carta en la que la multinacional expresaba su intención de aplicar recortes a la plantilla en estas fábricas, aunque no quiso precisar a cuántos trabajadores afectaría. Al parecer, Alcoa atribuye la necesidad de esta medida a la “imposibilidad de acceder a una energía a precios competitivos”.
La decisión del gigante de la metalurgia llega después de que hace dos semanas se perdieran las compensaciones en la subasta de interrumpibilidad de estas dos plantas. Una subasta que fija el precio de la energía para grandes consumidores industriales organizada por el operador del sistema eléctrico español.

posibilidades de futuro
En un comunicado, la empresa anuncia un periodo de consultas al comité de empresa, no superior a 30 días. “La falta de servicios de interrumpibilidad, junto a una tecnología menos eficiente y una menor capacidad productiva hacen que las fábricas de Avilés y A Coruña no puedan producir aluminio a un precio competitivo”, advierte la compañía. Alcoa asegura que estará “abierta a estudiar las oportunidades y opciones concretas que se presenten, como la celebración de una segunda subasta”, pero insiste en que debe “gestionar la situación existente a fecha de hoy tras los resultados de la subasta”.
La multinacional ha expresado su compromiso de “trabajar para minimizar el impacto de su resultado, tanto en los empleados como en las comunidades locales”. En esa carta remitida los representantes sindicales, la empresa indica que el hecho de no haber obtenido servicios de interrumpibilidad sitúa a las plantas en “una muy difícil situación a partir del próximo 1 de enero”.
Por ello, se acoge al artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores para iniciar un procedimiento de despido colectivo por “causas objetivas”. La empresa ha reconocido el esfuerzo de las plantillas “para mejorar al competitividad” de las fábricas, así como el “apoyo tanto del Gobierno central como de los gobiernos autonómicos” y ha asegurado que seguirá “trabajando con las autoridades, empleados, sindicatos y otros representantes de la comunidad durante este proceso”. De este despido colectivo se salva la planta de A Mariña.
La plantilla de Alcoa lleva años manifestándose por la tarifa eléctrica, demandando del Gobierno central un “compromiso” que garantizara su futuro.

Comentarios