martes 1/12/20

El alcalde trata de evitar la huelga en las bibliotecas anunciando el pago de sueldos

Los trabajadores acumulan casi dos semanas de retraso en la percepción de la nómina del mes de abril

Los empleados muestran en sus centros de trabajo carteles denunciando los impagos de Ayuntamiento y empresa | patricia g. fraga
Los empleados muestran en sus centros de trabajo carteles denunciando los impagos de Ayuntamiento y empresa | patricia g. fraga

El Gobierno local anunció que tiene previsto efectuar a lo largo del día de hoy el pago de la nómina que adeuda a los trabajadores de las bibliotecas municipales, un impago que había provocado una amenaza de huelga que se haría efectiva a partir del próximo día 20.

La medida de efectuar el pago a los trabajadores fue anunciada por el propio alcalde, Xulio Ferreiro, quien aseguró que se haría entre ayer y hoy, aunque al cierre de esta edición todavía no se había producido.

Después de casi dos semanas de retraso se espera que el Gobierno local y la empresa cumplan con los trabajadores y esto pueda servir para desconvocar la huelga, aunque habrá que ver también si los trabajadores exigirán seguridad sobre los pagos de los próximos meses debido a la situación en la que se encuentran, marcada por el final del contrato desde febrero.

Los empleados de bibliotecas perciben sus salarios de manera habitual los últimos días de cada mes, pero en esta ocasión y en medio de los intentos del Ayuntamiento por internalizar el servicio por medio de la empresa municipal de vivienda, Emvsa, acumulan prácticamente dos semanas de retraso. 

No fue hasta que anteayer anunciaron su intención de realizar una huelga como medida de protesta cuando desde María Pita se les dio alguna información sobre la fecha en la que percibirán la nómina correspondiente al mes de abril.

Contrato urgente
El pago que se debería producir esta semana no es la única medida dada a conocer desde el Ayuntamiento para intentar apaciguar los ánimos entre los trabajadores de las cinco bibliotecas municipales afectadas.

Otra es la licitación de un “contrato urgente” con el que intentar devolver cierta tranquilidad a los más de sesenta empleados de estos cinco centros, que de esta manera contará con el tercer convenio diferente en lo que va de mandato.

El anterior duró un año, desde febrero del año pasado hasta el pasado mes de enero, y fue definido como una medida “puente” hasta que se completase la remunicipalización o internalización de las bibliotecas. 

Este nuevo contrato llegó después de casi dos años en los que el servicio se estuvo prestando sin contrato, la misma situación que se produce en la actualidad desde hace más de tres meses.

Este contrato anual llegó después de que el Gobierno local no fuese capaz de llevar a cabo la ansiada remunicipalización de las bibliotecas, una medida en la que insiste desde pocos meses después del inicio del mandato y que se ve dificultada por los problemas para incorporar personal a los servicios municipales.

De hecho, ahora ya no se habla de remunicipalización y sí de internalización a través de la Empresa Municipal de Vivienda, Servicios y Actividades (Emvsa), pero su consejo rechazó esta semana una modificación estatutaria para realizar este cambio que la Marea llevó fuera del orden del día.

Este intento tampoco salió adelante ya que el equipo de gobierno no contó con ningún apoyo. El Partido Popular y el Partido Socialista votaron en contra, mientras que el BNG se abstuvo.

La postura de populares y socialistas estuvo justificada en los informes contrarios a la propuesta municipal que emitieron el secretario, el interventor y el asesor jurídico de Emvsa. 

Estas opiniones contrarias pesaron sobre el PP y el PSOE, que además aludieron a las posibles repercusiones personales que podría acarrear en el futuro si la internalización no cumpliese con los requisitos legales.

Mientras, el Gobierno local intentó convencer a los miembros del consejo de administración de Emvsa apoyándose en el informe favorable emitido por la asesoría jurídica municipal y el del Oficial Mayor, ambos cargos designados por la Marea. 

El punto no fue aprobado y personas con conocimiento de lo que sucedió en la sesión hablan de un encuentro dominado por las tiranteces y en el que la Marea trató de convencer a los presentes de la idoneidad de permitir el traspaso de las bibliotecas.

Futuro incierto
El gobierno de la Marea Atlántica aseguró durante todo el mandato que llevaría a cabo la internalización de las bibliotecas, algo que trató de cerrar a veinte días de las elecciones municipales, con los trabajadores sin cobrar y conociendo que sería muy complicado contar con el apoyo de los principales grupos de la oposición, de los que necesitaba al menos el apoyo de uno para sacar adelante el asunto en Emvsa.

Ahora queda por saber cuánto tardará en concretarse el contrato “urgente” anunciado por el Gobierno local esta semana así como sus características. 

Otra duda es si habrá empresas que concurran ya que para el contrato puente solo se presentó LTM, quien ya comunicó al Ayuntamiento hace meses su intención de no continuar con el servicio una vez que finalizase el convenio que estuvo vigente hasta enero.

Comentarios