viernes 06.12.2019

Afundación celebra un espectáculo benéfico a favor de Sonrisas de Bombay

El auditorio de Afundación acogió ayer un espectáculo infantil divertido y solidario. Los asistentes colaboraron, con el precio de tres euros por entrada, con la ONG Sonrisas de Bombay.

Un momento de la representación solidaria de Afundación	patricia g. fraga
Un momento de la representación solidaria de Afundación patricia g. fraga

El auditorio de Afundación acogió ayer un espectáculo infantil divertido y solidario. Los asistentes colaboraron, con el precio de tres euros por entrada, con la ONG Sonrisas de Bombay.
En concreto, la entidad pudo con esta iniciativa recaudar fondos para su proyecto “Balwadis”, que centra su acción en la lucha contra la pobreza, los derechos humanos y la igualdad de oportunidades en la ciudad de Bombai. Uno de los aspectos en los que hacen más hincapié es en la escolarización de los niños de los barrios de chabolas del norte de Bombai y Andheri East, “con el objetivo de evitar que caigan en redes de explotación y puedan ampliar sus oportunidades de futuro”, explican.
En la actualidad, esta ONG llega a más de 4.670 personas de manera directa y mantienen vínculos con novecientas escuelas municipales, mediante equipos  profesionales y de voluntariado comprometido, relatan desde la Obra Social de Abanca. 
“También impulsamos campañas y acciones de sensibilización y educación para el desarrollo, paraq dar a conocer y, a la vez, denunciar las vulneraciones de derechos y la exclusión que millones de personas sufren en esta ciudad”, según explican desde la entidad benéfica.

Concierto
La artista Lydia Botana fue la encargada de poner en marcha el espectáculo “De aquí para alá”. Botana estuvo acompañada de dos músicos y una actriz, que se encargaron de ofrecer a los menores un viaje por las melodías del mundo, en el que descubrieron los diferentes paisajes sonoros, con los que pudieron disfrutar y aprender al mismo tiempo.
A través de la música, los intérpretes contaron la historia de una mariposa que termina su metamorfosis con el sonido de los instrumentos musicales.
Pero, para llegar al culmen, pequeños y mayores emprendieron un viaje musical con paradas en los ritmos de Brasil, Cuba, Jamaica, los Balcanes, Estados Unidos o Galicia, así como un buen número de lugares mágicos, que los niños descubrieron poco a poco.
Respecto al concierto, los artistas contaron con una puesta en escena en la que cobraron protagonismo diferentes instrumentos como el piano, la batería, el acordeón, los bongos o las campanas. 
En cada lugar en el que la imaginación de los asistentes pudo volar, la artista “multiinstrumentista” mostró a los asistentes los instrumentos típicos de cada lugar como la kalimba, procedente de África; el didgeridoo, de los aborígenes de Australia o las conchas gallegas. 
La percusión tuvo un lugar especial, gracias a elementos pequeños como la pandereta o el palo de lluvia. Todo ello, ideado con la única finalidad de despertar la curiosidad de los más pequeños de la casa.

Comentarios