viernes 4/12/20

El 74% de los alumnos de 4ºESO del área coruñesa no ha usado nunca un método anticonceptivo

Mar Barcón realizó el estudio con la participación de más de trescientos alumnos de cuatro institutos 

La doctora Mar Barcón es la autora del estudio | quintana
La doctora Mar Barcón es la autora del estudio | quintana

La contracepción es, básicamente, lo único que los padres quieran que sus hijos sepan sobre el sexo, y la doctora Mar Barcón considera que “se ha recorrido un camino importante”. Ella es la autora del primer estudio sobre anticoncepción entre adolescentes en el área de A Coruña, en el que han colaborado la Clínica Segrelles, el Colegio Médico de A Coruña y una consultora de género, Transversal. La conclusión es que el 74% de los estudiantes de 4ª ESO afirman no haber utilizado nunca ningún método anticonceptivo. 

En el estudio han participado más de trescientos estudiantes de 4º de la ESO de los IES Agra del Orzan, Salvador de Madariaga, Blanco Amor de Culleredo y de Miño, y las conclusiones que saca es que aunque ahora existe mucha más información al alcance de la mano, disponible, pero la formación discontinua. “A los niños no se les da clase de educación sexual, se les da algunas charlas o píldoras formativas que no llegan a calar”, aclara Barcón. 

“Por eso, en un tema tan importante como los tipos de anticonceptivos y su manejo no es suficiente”. No se les enseña como se les enseñan las matemáticas o la biología, en la que están bastante bien informados: “No tienen ninguna duda sobre cuáles son los órganos productores de células sexuales”

Doble método 
El problema surge cuando se les pregunta en qué consiste el doble método (el uso del preservativo en conjunción con una protección hormonal, como la píldora) o cuál es el mecanismo por el que actúa la píldora. Entonces el desconocimiento es mucho mayor. Es algo que Barcón considera especialmente preocupante, porque el doble método permite prevenir cualquier contagio de una enfermedad sexual así como embarazos no deseados.  

También existe inseguridad en el manejo de la píldora o del preservativo, porque ignoran que hay que ponérselo desde la primera penetración, o se ignoran otros métodos anticonceptivos como el anillo, el parche o el implante. “Para la seguridad de sus relaciones sería mucho más razonable e importante que supieran cuándo hay que ponerse el preservativo o que pueden quedarse embarazadas en los cuatro días siguientes a la regla que saber cómo es un ovario”, explica al doctora. Pero actualmente se le otorga mas importancia a los conocimientos teóricos en biología. 

Hormonofobia 
Es más, existe lo que Barcón denomina “hormonofobia”, que es la idea de que los anticonceptivos hormonales tienen muchos efectos secundarios. No es algo aprendido en ningún libro de texto, no es una verdad científica sino tan solo un mito, que sigue calando entre la gente más joven. La doctora confiesa que le sorprendió que esta idea perdure a día de hoy. “Tenemos que darles herramientas para defenderse”. 

Otro punto que le sorprendió y que le da “más pena” es que el alumnado está dispuesto a aprender. Reconoce en un gran porcentaje que su información sobre la materia no es buena, o que es incompleta, así que ahí esta la clave. “Deberíamos aprovechar esa demanda de información para darles una formación sexual más continuada”. 

La autora del estudio añade que de estas situaciones no tiene la culpa nadie, pero somos responsables todos. En parte, porque se cree que para hablar de estas cuestiones “ya tendrá tiempo” y se alargará la niñez y el tránsito a la adolescencia, cuando en realidad lo ideal es al contrario: hay que darles herramientas a los adolescentes. Así tomarán las decisiones de manera más consciente y más segura. “Dar información es darles más seguridad y la capacidad de tomar decisiones”. En cambio, el profesorado está muy interesado en avanzar sobre el tema y hay institutos que quieren participar 

Comentarios