viernes 23/10/20

El 092 intercepta a un conductor a la fuga que colisionó en dos ocasiones

La Policía Local interceptó ayer a un hombre de 29 años que se había dado a la fuga tras sufrir un accidente en la avenida del Puerto. Fue después de una corta evasión en el transcurso de la cual golpeó a otro vehículo y que le llevó hasta la calle de Ramón y Cajal.

El sujeto fue puesto en libertad aunque su vehículo acabó en el depósito | pedro puig
El sujeto fue puesto en libertad aunque su vehículo acabó en el depósito | pedro puig

La Policía Local interceptó ayer a un hombre de 29 años que se había dado a la fuga tras sufrir un accidente en la avenida del Puerto. Fue después de una corta evasión en el transcurso de la cual golpeó a otro vehículo y que le llevó hasta la calle de Ramón y Cajal, frente al cruce del Corte Inglés, donde dos coches patrulla del 092, uno de ellos camuflado, le cerraron el paso. Tras someterse a un control de alcoholemia, el resultado fue positivo en grado penal, con un 1,06 miligramos por litro de aire respirado: el fugitivo cuadriplicada la tasa máxima permitida para conducir, así que fue denunciado por un delito contra la seguridad viaria.  
El primer siniestro se registró a las ocho y cinco de la mañana, cuando la sala del 092 recibió la primera llamada alertando del siniestro en la avenida del Puerto. Al otro lado del hilo se encontraba el conductor del vehículo contra el que el fugitivo había chocado que explicó que le había golpeado un sujeto al volante de un Peugeot 308 de color rojo.  El dato se comunicó a todas las dotaciones de servicio pero pasó media hora antes de que se volviera a tener noticias: una nueva llamada que alertaba de otro siniestro, una colisión sin heridos en el cruce de las calles de Ramón y Cajal y la avenida del Ejército. De nuevo el Peugeot Rojo. Pero en esta ocasión, había dos unidades cerca y las cámaras de tráfico pudieron localizar al sujeto inmediatamente, de manera que radiaron su posición a los agentes más cercanos para indicarles a dónde se dirigía.
Inmovilizado 
Los coches patrulla, tanto el camuflado como uno con distintivos, alcanzaron al fugitivo cuando no había tenido tiempo más que de llegar al final de Ramón y Cajal, en el cruce con Alcalde Pérez Ardá, y se cruzaron en su camino para obligarle a detenerse, en una actuación que causó sorpresa en conductores y transeúntes de la calle, muy transitada.
Aun al verse atrapado, el sujeto se negó en un principio a salir del habitáculo y mantuvo los seguros echados, pero pronto se dio cuenta de que su actitud no le llevaba a ningún sitio, así que abrió la puerta y permitió que los agentes les practicaran la prueba de alcoholemia. Al ver la conmoción que había causado, pareció tomárselo en broma e incluso hizo el signo de la victoria con dos dedos. Sin embargo, tuvo que volver a pie a casa porque su vehículo fue trasladado al depósito.
Desde 2016, los accidentes con fugas se suceden y, según fuentes de la Policía Local, la situación ha empeorado tanto que la fuga es la respuesta de un conductor implicado en un siniestro en casi uno de cada cuatro casos. En un 90% de los casos son localizados. l

Comentarios