El 092 detecta un fallo en la Tercera Ronda que favorece los accidentes

Desde que se inauguró en abril de 2015, la Tercera Ronda se ha convertido poco a poco en una de las vías de circulación más usadas por los coruñeses, que quieren evitar la congestión que normalmente se registra en los accesos

El 092 detecta un fallo en la Tercera Ronda que favorece los accidentes
La junta de dilatación provoca que los coches patinen si el firme está húmedo, en un tramo en el que la Tercera Ronda describe una curva descendente | javier alborés
La junta de dilatación provoca que los coches patinen si el firme está húmedo, en un tramo en el que la Tercera Ronda describe una curva descendente | javier alborés

Desde que se inauguró en abril de 2015, la Tercera Ronda se ha convertido poco a poco en una de las vías de circulación más usadas por los coruñeses, que quieren evitar la congestión que normalmente se registra en los accesos a Alfonso Molina. La vía, que pertenece al Ministerio de Fomento, tiene mucho menos tráfico que la AC-11 y permite a los coches circular a gran velocidad. Pero, en estos tres años la Policía Local ha venido detectando salidas de vía siempre en el mismo punto: justo antes del puente que salva la carretera de Baños de Arteixo. Según los agentes municipales, existe un problema estructural en el puente que favorece los accidentes de tráfico: una junta de dilatación sobre la que patinan los vehículos.
La junta de dilatación es una banda metálica que atraviesa de parte a parte el puente y que sirve para que la estructura se ajuste a los cambios de temperaturas y presión haciéndola más flexible. Pero también resulta útil para explicar por qué muchos de los accidentes más espectaculares de la Tercera Ronda, que acaban en vuelco, se dan justo en ese punto. ”Es un problema estructural con el que deberían hacer algo”, comentan fuentes municipales. En realidad, esta junta de dilatación provoca un efecto parecido al de los viejos raíles del tranvía en el Paseo Marítimo: cuando un coche vira o frena, los neumáticos patinan sobre el metal provocando que el conductor pierda el control de su vehículo.

Dirección salida
Pero la junta solo es uno de los factores que llevan al accidente: también cuenta la lluvia, que convierte el metal en deslizante, y el exceso de velocidad, que es algo que bastante habitual en la AC-14, cuyos tres carriles por sentido y su escasa circulación incitan a los conductores a exceder los 80 kilómetros por hora que marca como velocidad máxima a lo largo de sus más de diez kilómetros. Pero hay que tener en cuenta, además, que los siniestros se producen más habitualmente en dirección salida que entrada.
La razón es que, a menudo, los conductores que se dirigen hacia Marineda City frenan en ese punto para tomar el desvío, y es en ese momento cuando se producen la mayor parte de las salidas de vía, que acaban con los vehículos golpeando contra la mediana. “Se da el mismo fenómeno por el otro lado, porque allí también está la junta de dilatación pero la curva está más inclinada hacia el exterior en el sentido salida de la ciudad”, explican fuentes de la Policía Local.
Posibles soluciones
La sección de Tráfico del Cuerpo municipal ha redactado varios informes indicando la necesidad de tomar medidas para solucionar el problema. “Hay varias posibilidades: a lo mejor se podría poner un asfaltado distinto, o un cambio en el peralte, así agarraría en vez de enviar al coche fuera”, opinan las fuentes consultadas.
Sin embargo, lo más probable es que simplemente se reduzca el límite de velocidad porque sería la medida más fácil y económica. La pregunta que queda en el aire es si los conductores acatarán el nuevo límite de velocidad si ya no respetan el actual.