viernes 27/11/20

El 091 investiga una caída mortal en Marcial del Adalid

Un hombre de unos 50 años se precipitó ayer desde el sexto piso del número ocho de la calle de Marcial de Adalid, falleciendo instantáneamente al chocar contra la calzada. El suceso tuvo lugar pasadas las ocho de la tarde de ayer, y obligó a la Policía Local al cortar al tráfico la calle, mientras se esperaba a que un juez ordenara el levantamiento del cadáver.

El cadáver permaneció en el asfalto cerca de dos horas	pedro puig
El cadáver permaneció en el asfalto cerca de dos horas pedro puig

Un hombre de unos 50 años se precipitó ayer desde el sexto piso del número ocho de la calle de Marcial de Adalid, falleciendo instantáneamente al chocar contra la calzada. El suceso tuvo lugar pasadas las ocho de la tarde de ayer, y obligó a la Policía Local al cortar al tráfico la calle, mientras se esperaba a que un juez ordenara el levantamiento del cadáver. Al lugar también acudieron agentes de la Policía Judicial.  
En un principio, todo apunta a que la víctima saltó al vacío, según la declaración de la otra persona que se encontraba con él en el momento de los hechos. Tras más de dos horas de espera, el juez ordenó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado por los empleados de pompas fúnebres. 

sobre todo hombres
Galicia siempre se ha mantenido en los primeros puestos por comunidades autónomas en suicidios. Como ocurre en otros lugares, son sobre todo hombres los que deciden acabar con su vida en una proporción de 3 a 1, aunque son muchas las mujeres que lo intentan. Sobre todo, tomando pastillas, la forma más habitual de intento de suicido fallido. 
El suicida suele ser una persona con antecedentes de depresión, que toma drogas y alcohol y que de repente se aísla de amigos y familiares. Otro factor de riesgo es haber sufrido abusos durante su infancia o si sus padres se suicidaron. También si padece algún problema físico, como una lesión o una enfermedad. 
“Hay que estar atento a los cambios bruscos de comportamiento”, aseguran los expertos de la Unidad de Salud Mental de Ourense, la única que existe en Galicia: “Existe un mito que es que no hay que hablar del suicidio con una persona depresiva porque le metes ideas en la cabeza y eso es falso”. Al parecer, los afectados experimentan un alivio inmediato al encontrar una persona con la que hablar. n

Comentarios