miércoles 21/10/20

El 091 alerta de que los alquileres ilegales favorecen la labor de los ladrones de pisos

En lo que va de año, y h asta el 31 de octubre, la Policía Nacional detuvo a 16 personas por saquear pisos (de enero a septiembre fueron 200 las viviendas allanadas).

Material incautado pro la Policía Nacional una banda georgiana en junio
Material incautado pro la Policía Nacional una banda georgiana en junio

En lo que va de año, y h asta el 31 de octubre, la Policía Nacional detuvo a 16 personas por saquear pisos (de enero a septiembre fueron 200 las viviendas allanadas). Y los mandos alertan de que la mayoría de los sospechosos fueron descubiertos residiendo en pisos de alquiler esparcidos por la ciudad, viviendas que han aflorado con la crisis económicas cuyos propietarios deciden sacarse dinero en “b” alquilándolos. Como no existe registro de estos alojamientos irregulares y baratos, los delincuentes los prefieren para burlas a las autoridades. “Somos nosotros mismos los que alojamos a los delincuentes en nuestras casas”, advierten los mandos policiales.
Desde la Jefatura Superior de la Policía Nacional intentan concienciar a los coruñeses de que esta práctica no es solo fraudulenta, sino peligrosa. E insisten: “Nosotros mismos ofrecemos nuestros pisos a los delincuentes para que se alojen a nosotros mismos y nos roben a nosotros mismos”. Eso es lo que pasó en junio con la banda compuesta por tres georgianos que los inspectores del Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta de la Policía Judicial consiguieron desarticular. Se les acusa de 32 allanamientos y su detención, en la que participaron las fuerzas especiales (GOES) se llevó a cabo en los pisos de Os Mallos que habían alquilado tras meses de investigación.
Este dinámica preocupa a la Policía Nacional. “Yo no conozco a los georgianos antes de que vengan, pero casi siempre puedo decir por dónde andan”, señala un mando policial. Después de unas cuantas investigaciones y de encontrar un patrón que se repite en casi todos los casos, los inspectores de la Policía Nacional tienen muy claro qué clase de alojamiento buscan las bandas itinerantes: un piso de alquiler por habitaciones, no controlado, que se paga por días. “Cundo descubrimos a esos georgianos llevaban días metidos en pisos donde tienen un poco de seguridad y un poco de mano”, explican.

Por internet
De esta manera tan sencilla, los delincuentes logran burlar el control que se establece en los establecimientos legales, donde están obligados a pedir la identificación y llevar un registro de los huéspedes. Evitar los hoteles resulta fácil: basta con entrar en internet y buscar un piso adecuado, en un barrio discreto y con mucha población, donde las caras nuevas no resultan sospechosas.
Hoy en día existen incluso aplicaciones informáticas y páginas web donde esta información existe a la carta pero, aunque los inspectores las conocen también, no pueden comprobarlas una por una, sobre todo porque los dueños no quieren colaborar, y porque existen muy pocos inspectores destinados a investigar estos robos.
Por eso las autoridades insisten siempre en que si los vecinos ven a alguien sospechoso, lo notifiquen inmediatamente, aunque solo sea una sospecha o un presentimiento: “No hay mejor fuente de información que los vecinos, porque muchísimas veces tienen en su mano mejorar los niveles de seguridad”.

Comentarios