viernes 4/12/20

“El premio Príncipe de Asturias nos ha ayudado a hacer más ruido”

En marzo, el Banco de Alimentos tuvo que abandonar el local que ocupaba en el depósito franco del Puerto.
El presidente del Banco de Alimentos Rías Altas, entre los palés de comida procedentes de la Unión Europea	javier alborés
El presidente del Banco de Alimentos Rías Altas, entre los palés de comida procedentes de la Unión Europea javier alborés

En marzo, el Banco de Alimentos tuvo que abandonar el local que ocupaba en el depósito franco del Puerto. De forma provisional, el Ayuntamiento les cedió un almacén de Emalcsa. Pero las instalaciones se quedan pequeñas. En el medio de las mudanzas, el trabajo desinteresado de los Bancos de Alimentos acabo de hacerse con el Príncipe de Asturias de la Concordia.

El del Banco de Alimentos es un trabajo silenciosos... ¿Demasiado?

Nos gustaría que fuese más conocido por la sociedad. Suena lo del Banco de Alimentos, pero no está muy claro lo que hace. Aprovecho para decir que Banco de Alimentos es una marca registrada. Cualquier asociación que se dedica a coger alimentos o ropa no se puede llamar así porque el nombre está registrado.

¿El Príncipe de Asturias de la Concordia les ha ayudado?

Recibir el Príncipe de Asturias de la Concordia y la medalla de la Cruz Roja son reconocimientos sociales que han ayudado a hacer ruido. Nos satisface enormemente, pero lo que más nos satisface es tener gente que colabore.

¿Supone el reconocimiento público definitivo?

Hombre, nos ha venido muy bien. Aunque, pese a que movemos dos millones y pico de kilos de alimentos al año no está del todo claro lo que hacen los bancos de alimentos. También agradecemos el reconocimiento de las asociaciones con las que colaboramos, que ha pesado mucho a la hora de conceder el premio.

¿Asistirá a la entrega del galardón en la gala de este viernes?

Cada banco ha recibido una invitación y pensamos ir dos voluntarios.

¿Qué objetivo se marcan para los próximos meses?

El objetivo ahora es tener un almacén definitivo y conseguir más proveedores y más financiación. Tenemos unas ayudas de gente que quiere contribuir y que nos ingresa en la cuenta que tenemos en el Banco Etcheverría, pero con eso tenemos que pagar el gasóleo, el teléfono... Tenemos 28 colaboradores y así resulta difícil acceder a las ayudas oficiales. Pero el almacén es una lucha gorda.

Ahora tienen uno de Emalcsa cedido por el Ayuntamiento y otro que les prestó temporalmente Grupo Sánchez. El alcalde les prometió uno definitivo, ¿cómo está el proyecto?

Están trabajando. Necesitamos un almacén grande, que sabemos que no se encuentra fácilmente. Pero la situación es que estamos siempre de un lado para otro. Es la cuarta vez en el año que nos mudamos. Ahora estamos estabilizados en el almacén de Emalcsa, pero allí no nos cabe toda la carga. n

Comentarios