sábado 16/1/21

Qué son los ejercicios Kegel y sus beneficios para trabajar el suelo pélvico

Kegel
Kegel

Si has oído hablar de los ejercicios Kegel pero todavía no sabes qué son ni qué beneficios tienen para tu cuerpo, te desvelamos por qué debes prestarles atención. Si sabes cómo llevarlos a cabo mejorarás notablemente la salud de tu suelo pélvico y disfrutarás más de tus relaciones íntimas.

Cuando hablamos de suelo pélvico nos referimos al conjunto de músculos y ligamentos que se encuentran en la base de la pelvis, tanto en el cuerpo del hombre como en el de la mujer. En el caso de la mujer, es imprescindible que los trabajemos ya que hay varios momentos de la vida en los que esta zona tiende a debilitarse, como el embarazo, el parto o la menopausia. La función principal del suelo pélvico es sostener el aparato digestivo, reproductor y urinario.

Es un asunto serio porque el debilitamiento de este conjunto de músculos puede causar incontinencia urinaria, dolor en las lumbares o disfunciones sexuales, entre otras consecuencias.

Cómo realizar ejercicios Kegel

Leemos en esta guía especializada de ejercicios kegel y bolas chinas que estos son adecuados para cualquier mujer adulta, tenga la edad que tenga. Se trata de ejercicios sencillos que se pueden hacer en cualquier parte y en cualquier momento del día. Consisten en contraer y relajar el músculo llamado pubococígeo, que sirve para mejorar la fuerza del suelo pélvico. Es un acto similar al movimiento que haríamos si quisiéramos bloquear la orina. Lo ideal es realizar este tipo de ejercicios en varias repeticiones de unos 5 segundos cada una, mientras respiramos normalmente. Puedes hacerlo varias veces al día en periodos cortos de tiempo con movimientos repetitivos. No es un ejercicio que suponga un gran esfuerzo y tampoco cansa pero así que solo tenemos que preocuparnos por acordarnos de realizarlo.

Las bolas chinas son una herramienta que nos puede ayudar a lograr nuestro objetivo. Todos hemos oído hablar de ellas como un juguete sexual pero poco se habla de sus beneficios para mejorar nuestra salud.

Si no las has visto nunca, son un par de bolas (o una bola individual), generalmente de silicona, que se unen por un cordón y tienen un anillo en un extremo para facilitar su extracción. Las bolas grandes contienen bolas más pequeñas dentro, que chocan unas con otras. Esto es lo que provoca placer con el movimiento. Este tipo de artículo se coloca dentro de la vagina y se lleva dentro mientras nos movemos y caminamos. La razón por la que son beneficiosas para fortalecer el suelo pélvico es porque, para evitar que caigan, contraemos los músculos. Las bolas funcionan como pesas y ejercen presión hacia abajo.

La historia de las bolas chinas se remonta al siglo XVIII y empieza con las Geishas, pues se dice que ellas fueron las primeras en usarlas, también para tonificar la musculatura del suelo pélvico. Pero su utilidad ha llegado hasta hoy en día aunque su  uso sigue siendo un tema tabú, especialmente si se relaciona con el placer sexual.

Aunque hay muchas categorías de bolas chinas, para este fin se utilizarán las vaginales. El peso y tamaño de las mismas dependerán de las circunstancias de cada mujer, aunque lo normal es reservar las más pequeñas para mujeres más jóvenes y que todavía no hayan dado a luz. En realidad, su introducción en la vagina es muy parecida a la de un tampón pero, en este caso, puedes lubricar tanto las bolas como la vagina para facilitar el proceso. Recuerda que el anillo o cordón situado al extremo sirve para que lo puedas extraer con facilidad, simplemente tirando de él suavemente. Para su colocación debes estar relajada para evitar que los músculos de la vagina estén tensos.

Una vez dentro lo recomendable es trabajar los músculos del suelo pélvico de forma paulatina. Si es la primera vez que las utilizas puedes probarlas durante unos cinco o diez minutos. Si no sientes molestias puedes ir aumentando el tiempo hasta, aproximadamente, los 60 minutos para evitar sobrecargar la musculatura. 

Beneficios que se consiguen con el uso de las bolas chinas:

- Tonificación de los músculos de la base de la pelvis

- Prevención de la incontinencia urinaria

- Aumento del deseo sexual y protección contra ciertas disfunciones sexuales como, por ejemplo, sentir dolor.

- Aumento de la lubricación vaginal

- Placer sexual

Los hombres también tienen suelo pélvico y, aunque existen algunas diferencias sustanciales entre el masculino y el femenino, ellos también cuentan con métodos para trabajarlo. Entre ellos, los propios ejercicios Kegel y ejercicios hipopresivos.

Para comprobar si tu suelo pélvico está debilitado, lo ideal es que acudas a un especialista. También consulta con él si estás preparada y tu cuerpo está en condiciones para comenzar a usar las bolas chinas como técnica. Recuerda que la autoexploración es muy útil para conocer tu propio cuerpo.

Comentarios