Jueves 17.01.2019

¿Ya sabes en manos de quién vas a poner tu embarazo?

Contar con un buen servicio de ginecología profesional es fundamental en esta etapa de la vida

embarazo
embarazo

Como cualquier mujer que haya sido madre sabe, el embarazo es una de las etapas de la vida más complejas que existen. No solo por el hecho de que se está creando una nueva vida que verá la luz nueve meses más tarde sino por todas las dudas que surgen al respecto. En especial en el caso de los padres primerizos donde además de tener que hacer frente a todos los cambios que están por venir, tienen que hacer frente a un mundo nuevo totalmente desconocido para ellos. Al fin y al cabo, palabras con las que todos estamos familiarizados como matrona, parto, epidural, ecografía o cesárea pasarán de ser unas palabras más del diccionario a ser unas palabras que estarán llenas de significado para los futuros padres.

Por estos motivos, y a pesar de que en España tengamos un buen sistema sanitario, no es de extrañar que cada vez sean más las personas que deciden buscar un plus de atención en un momento como el embarazo como una de las mejores formas de tener la seguridad de que van a contar con la ayuda y la atención que necesitan. Una atención que viene de la mano no solo de los profesionales especializados en los ámbitos de la ginecología, de la obstetricia y, más adelante, de la pediatría sino de la mano de la última tecnología que acompañará a esas madres y a esos padres durante el embarazo y que supondrá un bienestar para todos.

Una tecnología punta que sin duda es más significativa en el campo de las ecografías donde las nuevas ecografías 4D han supuesto toda una revolución. Unas ecografías tridimensionales con las que los futuros padres pueden ver a su bebé a tiempo real, en movimiento y tal y como se encuentra en el útero. Además de ser una de las pruebas ginecológicas más importantes a la hora de poder dar un buen diagnóstico prenatal así como llevar a cabo un estudio del feto al permitir observar bien los rasgos del futuro bebé. Como podemos ver, un tipo de prueba con la que no nos perderemos ni un detalle y que explican por qué cada vez son más los padres que deciden realizarla a pesar de que no está incluida dentro de los servicios de la Seguridad Social en el embarazo (una serie de cuidados que, como hemos comentado antes, a pesar de ser muy buenos se quedan cortos en muchos aspectos).

Las ecografías 4D: ¿cuándo es mejor hacerlas?

Siguiendo con el tema de las ecografías, y sobre todo de las ecografías 4D, a menudo surgen dudas sobre cuándo es el mejor momento para realizarlas. Una pregunta que muchos padres se hacen y que viene motivada, entre otros aspectos, por el interés que tienen de conocer un poco más a su bebé, de poder ver todo lo que está sucediendo durante el embarazo.

No obstante, y a pesar de que sea más que entendible ese interés ferviente por conocer cómo se está desarrollando todo, si de verdad queremos sacarle el máximo partido a este tipo de ecografías, tendremos que esperar al momento en que sea óptimo realizarla.

En ese sentido, y a pesar de que la fecha ideal sea entre las semanas 25 y 30 de la gestación, en general podemos ver cuatro momentos donde podremos disfrutar al máximo de la experiencia de ver a nuestro futuro bebé en tres dimensiones:

  • Entre las semanas 16 y 17: aunque sea un poco temprano, cualquier mujer embarazada ya habrá notado muchos cambios en su cuerpo y en sus sensaciones para entonces. Al fin y al cabo, hay una vida que está creciendo dentro de ellas y sin duda hacer una ecografía 4D donde ya se puedan ver las manos y los pies del bebé, será un momento único e irrepetible.
  • Entre las semanas 22 y 23: ya en pleno embarazo, en estas semanas una ecografía 4D nos dejará ver el cuerpo de nuestro bebé así como todos los gestos y movimientos que haga. Además, comenzaremos a ver con más detalle su cara.
  • Entre las semanas 27 y 30: si ya en las semanas anteriores una ecografía 4D nos daba tanta información sobre el bebé, en este momento el tamaño que ya ha alcanzado el feto hace que podamos ver mucho mejor su cara. Por ese motivo muchas personas deciden hacer en este momento la ecografía para disfrutar de una experiencia sin igual.
  • Entre las semanas 31 y 39: en plena cuenta atrás del embarazo, estas últimas semanas también son una buena oportunidad para ver más de cerca a nuestro bebé y para ver lo mucho que ha crecido desde la primera ecografía.

 

Comentarios