Sábado 15.12.2018

¿Sabes cuáles son los mejores colores para una boda de ensueño?

boda
boda

La idea de tener todo perfecto el día de la boda ocupa el 80% de los pensamientos de cualquier novia. Y, aun cuando los novios no lo demuestren tan efusivamente, también ellos se preocupan de que todo salga bien. Elegir los colores adecuados será muy importante para poder armonizar todos los demás detalles, tanto para contratar un fotógrafo de bodas profesional, como para realizar el diseño del pastel. Por eso, hoy queremos darte a conocer cuáles son los mejores colores para que tu boda sea de ensueño.

Establece el lugar de la recepción

Los colores dependen mucho del lugar en que piensas realizar el evento. No es lo mismo hacer una boda estilo playero o campestre que en un salón de un hotel elegante. Por ello, para seleccionar tanto colores como tonalidades, juega un papel fundamental el sitio.

Para eventos en exteriores, que generalmente son de día, suelen utilizarse mucho colores claros, pasteles o de la naturaleza; como verdes, naranjas o rosas. Mientras tanto, para locales cerrados y con horarios nocturnos, los más llamativos son los colores fuertes, que causen impacto; como el gris, el azul eléctrico o el lila. En todo caso, cada opción tiene alternativas para todos los gustos.

Combinaciones perfectas

Así como los novios se toman bastante tiempo para definir qué tipo de sellos personalizados de boda usarán, la elección del mejor color para la decoración es primordial. Lo más recomendado por expertos en la materia es establecer una combinación de dos colores que realicen contrastes mutuamente para dar más vistosidad y un mejor impacto. A continuación veremos algunas de las ideas más llamativas para este 2018.

Turquesa y blanco

Es de esas combinaciones que pueden servirte para hacer una boda estilo marina o para un espacio techado también. La simplicidad y elegancia de estos colores estimulan los sentidos, al mismo tiempo que abren un amplio abanico de posibilidades para colocar detalles especiales como la mantelería o la cubertería. Ten seguro que, a más de un invitado se le escaparán algunas frases románticas para su pareja con este entorno de cuentos de hadas.

Rosado y amarillo

¿Te parecen poco comunes? Pues lo son más de lo que crees. Estos vivos colores contribuyen a formar una dupla de fantasía que colindará con la alegría del momento. Es una combinación especial para utilizarse durante los días de primavera, donde las vivas tonalidades de las flores frescas ejercerán su dominio en el resto de la decoración. Como recomendación especial te diremos que unos arreglos hechos con frutas color naranja y flores de rosa impactante, dejarán impregnados a tus invitados de lo más bellos recuerdos.

Gris y blanco satinado

Añadiendo un toque de elegancia y sobriedad surgen las tonalidades grises. Estas aportan y sentido muy sofisticado a cualquier matrimonio pudiendo complementarse con destellos de blanco satinado que atraparán la atención de más de uno. El gris es utilizado con mucha frecuencia para mantener un nivel de seriedad, pero en este caso, será realmente el testigo de una unión de amor eterno.

Lila y blanco

Como habrás podido notar, el blanco es un aliado esencial cuando no defines bien, o no llama tu atención, otro color para hacer combinaciones. El blanco siempre va bien con todo y aporta frescura a cualquier celebración.

En este caso, el lila es uno de los colores más buscados para estos casos. Su dulce tonalidad enamora en todos los sentidos. Además, muchas opciones de flores frescas pueden utilizarse para complementar arreglos y centros de mesa. Incluso, es un color que luce muy bien en la mayoría de las pieles, por lo que los vestidos de las damas de honor llamarán mucho la atención.

El verde

Muchas cosas vienen a la mente al pensar en verde. La frescura de la menta, el oxígeno de las plantas o la acidez de una manzana. En este caso, el verde tiene tantas posibles tonalidades que la dificultad estará en seleccionar la adecuada. Puedes obtener un toque de chispa entremezclada con alegría con el verde esmeralda, o, por otro lado, dar un nivel de sobriedad, elegancia y firmeza con un verde oliva.

Los demás colores para combinar pueden partir desde los más básicos como el blanco o un verde agua más claro; o darle un vuelco total utilizando combinaciones con púrpura o amarillo.

Como en una orquesta

En una orquesta cada instrumento tiene su función y su momento de actuar. En el caso de las bodas ocurre algo similar. Cada detalle debe estar dispuesto de forma correcta para que no desentone del resto. Después de establecer con claridad los colores con los que trabajarán, te queda mucho camino por recorrer. A partir de ahí debes valorar el aspecto del pastel, de los ramos, de los arreglos, de los vestidos para las damas, entre muchas otras cosas. Lo mejor, si no puedes contratar los servicios de una agencia organizadora, es llevar una lista detallada de todo. Así no te ocurrirán contratiempos innecesarios.

Comentarios