Procedimiento a seguir para reforzar tu suelo pélvico

Ejercicios para la mujer

Actualmente son muchas las mujeres tanto de Galicia como del resto del territorio español cuyo suelo pélvico no se encuentra en un estado óptimo, especialmente aquellas que han dado a luz recientemente, aspecto que acostumbra a dar pie a la temida incontinencia. Por suerte, existe un procedimiento con el que el tono físico de la zona de la vagina es restaurado por completo, diciéndole adiós a las pérdidas de orina y, por si fuera poco, elevando al máximo el nivel de intensidad de los orgasmos.

Ejercicios kegel con bolas chinas

En efecto, se trata de llevar a cabo los conocidos como ejercicios kegel, los cuales están destinados a estimular directamente los músculos presentes en el área pélvica con todos los beneficios que ello supone. Tanto es así que paulatinamente su popularidad va incrementándose hasta el punto de que, a fecha de hoy, cada vez son más numerosas las féminas que han optado por practicarlos, consistiendo el primer paso en comprar bolas chinas, los elementos a utilizar para la realización de la rutina.

Uno de los primeros factores de importancia que toda mujer debe tener en cuenta reside en que los ejercicios kegel tienen que ser efectuados de la misma manera que cualquier otro tipo de actividad física, es decir, empezando por lo más básico hasta ser capaz de dar el paso al siguiente nivel. Así lo ejemplifican las principiantes de un gimnasio que en la primera sesión no cargan pesas de 40 kg, sino que empiezan poco a poco. El mismo límite debe ser impuesto al tonificar la zona vaginal, resultando fundamental adquirir una bola china liviana que no te ocasione agujetas en demasía.

Ciertamente los ejercicios kegel, al actuar directamente sobre la musculatura, pueden llegar a ocasionar un desgaste excesivo de la zona si la mujer en cuestión utiliza varias bolas chinas. Así pues, conviene empezar por una única unidad, aumentando con el paso del tiempo tanto el número de las mismas como su respectivo peso. Por el contrario, aunque pueda parecer contraproducente lo ideal es que la primera bola sea de tamaño considerable, ya que de esta forma no te verás obligada a apretar internamente con tanta fuerza para evitar que se salga del área a tratar.

Otra precaución de vital importancia se resume en no introducir repentinamente el citado elemento sin una preparación previa. La mejor opción consiste en emplear el Lubricante aquaglide cuya composición es cien por cien dermatológica. Gracias a su base acuosa actúa de manera totalmente amigable con la piel, resultando saludable para la misma. A su vez, la lubricación permite que la bola china penetre sin dificultades a pesar de sus dimensiones. Como es menester antes de proceder a hacer uso del citado gel es necesario aplicar una limpieza de las bolas chinas evitando que se introduzcan bacterias en tu interior.

El mencionado lubricante se caracteriza por hacer gala de un precio muy económico. Adicionalmente las bolas chinas también suelen ser bastante asequibles, teniendo la posibilidad de adquirir cómoda y driscretamente ambos productos en una sexshop como vivesex para dar comienzo a los ejercicios cuanto antes.

Consejos para que la rutina kegel sea lo más efectiva posible

En primer lugar conviene incidir en el tiempo total durante el que las bolas chinas deben permanecer en tu interior. Un cuarto de hora es suficiente al dar comienzo a dicha actividad. Conforme des por concluidas las sesiones tú misma te verás capaz de aumentar la cantidad de minutos hasta un total de treinta como máximo.

Probablemente las agujetas se manifestarán en algún momento, sobre todo si nunca antes habías puesto en práctica el método kegel que tan buenos resultados aporta a las féminas de toda Galicia y España en general. Y es que el hecho de tener que forzar día tras día los músculos vaginales con el objetivo de que el elemento previamente introducido no abandone la zona vaginal provoca un agotamiento del que conviene descansar tras palpar los primeros síntomas de las mencionadas agujetas, retomando la actividad al cabo de dos días.

En el momento de la penetración con las bolas chinas es recomendable que permanezcas tumbada, debiendo sentarte posteriormente y, en último lugar, mantener la posición más costosa para toda mujer: de pie. Por la fuerza de la gravedad es el instante en el que más esfuerzo tendrás que llevar a cabo para sujetarlas, aunque a base de entreno y constancia te verás capaz no solo de hacerlo, sino también de avanzar al siguiente nivel aumentando los gramos del conjunto al mismo tiempo en que disminuyes sus dimensiones.


De esta manera no tardarán en palparse en ti los primeros efectos positivos que vienen dados por la realización a diario de los ejercicios kegel. La incontinencia urinaria habrá desaparecido por completo, mientras que las relaciones sexuales serán vividas con dosis de placer elevadísimas, especialmente al alcanzar los orgasmos que difícilmente olvidarás.