Sábado 15.12.2018

El faro de Cabo Mayor, una visita obligada en Santander

El-faro-de-Cabo-Mayor-una-visita-obligada-en-Santander
El-faro-de-Cabo-Mayor-una-visita-obligada-en-Santander

Todos los que hemos visitado Santander podemos afirmar que es un lugar maravilloso, cargado de historia y con un toque mágico y envolvente que nos hace querer volver lo antes posible a seguir disfrutando de estas tierras situadas en la parte norte de España.

Así mismo, si estás pensando hacer un viaje a estas tierras puedes encontrar una gran variedad de casas rurales en Santander que harán que puedas disfrutar al máximo de tu hospedaje y estés en pleno contacto con la naturaleza durante esos días mientras disfrutas de tus vacaciones con la familia.

Santander es un paraíso natural que cuenta con muchos tesoros entre sus construcciones, su arte, su gastronomía y, como no, su gente.

Todos los días tendrás algo nuevo que hacer y ver pues se trata de una gran ciudad que necesita su tiempo si queremos explorar todos y cada uno de los rincones a los que tendremos acceso.

¿Qué merece la pena ver en Santander?

El faro de Cabo Mayor

Esta gran construcción está situada al norte de la ciudad, su construcción data del año 1833, cuando se ordenó su construcción y su inauguración se realizó tan solo seis años más tarde, en 1839.

Su diseño estuvo a manos de dos de los personajes más importantes de su época, Felipe Bauzá, quien inició su obra, y Domingo Rojí, quien se encargó de realizar su versión definitiva.

A día de hoy todas las personas pueden apreciar este legado, el cual se trata de una torre revestida en piedra situada a 91 metros sobre el nivel del mar y que alcanza 30 metros sobre el terreno.

Hace pocos años, en 1935 exactamente, se añadió a su construcción un edificio que servía de hogar para los fareros, aunque desde el año 2001 está inhabitado, por lo que se ha aprovechado su espacio y actualmente podemos encontrar dentro de él el Centro de Arte Faro de Cabo Mayor.

​Península de la Magdalena

Ubicada en la ciudad de Santander con una superficie de 24,5 hectáreas. Fue un regalo que esta preciosa ciudad quiso hacerle al que por aquel entonces era rey, Alfonso XIII, el cual lo tomó con gran sorpresa y que, debido a su encanto, lo utilizó como zona de veraneo.

También fue considerada como un punto estratégico muy importante, gracias a esta península se podía controlar el acceso a la bahía y a la ciudad, por este mismo motivo podemos encontrar yacimientos arqueológicos romanos que datan a partir del siglo I.

Cerca de ella podemos encontrar la batería de la cerda y el castillo de San Salvador de Hano, que fueron instalados gracias a la gran importancia militar que ha tenido para defender toda la costa de Santander.

En esta península debemos hacer hincapié también en la Playa de la Magdalena y el monumento a uno de los personajes más populares en la historia televisiva de nuestro país, Félix Rodríguez de la Fuente, así como las tres carabelas y un pequeño zoo donde los más pequeños pueden divertirse mientras ven patos, pingüinos, focas e incluso leones marinos.

Comentarios