• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Diferentes tipos de chapas de metal y sus múltiples usos

Diferentes tipos de chapas de metal y sus múltiples usos
chapas de seguridad
chapas de seguridad

Una chapa es una lámina delgada de metal con diferentes tipos de usos, de varios espesores, generalmente de 1 a 12 milímetros, lo cual va a depender del uso y el tipo de fabricación que tenga.

Frecuentemente se usan prensas para su estampación y troquelado mediante punzones y matrices.

Cualquier pieza que sea  fabricada con chapas metálicas llevan tratamientos superficiales para evitar la oxidación y corrosión, regularmente usados el cromado, pinturas o galvanizados.

Existen diferentes grupos de chapas metálicas, entre ellas están las chapas de acero, de aluminio, de cobre y de zinc. Según el proyecto que vayas a realizar,  tienes a disposición distintos acabados en chapas metálicas, que pueden ser perforadas con orificios cuadrados o redondos, mallas estiradas de diferentes anchos, lisas, lijadas,  y chapas en crudo.

Usos para cada tipo de chapa metálica

Por lo general se piensa que los metales solo sirven para determinadas áreas o se relacionan con maquinaria pesada, lo que limita ciertas funciones y necesidades en las que se puede emplear el uso del metal.

Son muchos los diseños y utilidades que se les puede dar a las chapas de metal para que desarrolles tus proyectos.

Chapas perforadas

Pueden ser usadas en la decoración, mobiliario, insonorización, filtrado, por tener una gran apariencia y versatilidad, que las hace una alternativa eficaz e innovadora.

Estas  láminas cuentan con diferentes diseños y formas muy resistentes y de gran durabilidad, característica que ningún otro material puede ofrecer.

Las chapas perforadas son utilizadas en muchos sitios, para el uso de máquinas y vehículos, en la industria eléctrica y alimentaria, la ingeniería civil, la arquitectura y para diseñar interiores.

Este tipo de chapas ofrecen una gran resistencia, permeabilidad y transparencia, usadas como paneles de seguridad, parrillas, tamices, filtros, para revestir fachadas y balcones o paredes divisorias.

Es mucha la información sobre chapas perforadas que vas a poder encontrar tanto para uso industrial o decoración ya que su utilización es cada vez más extensa.

Chapas de mallas estiradas

Son múltiples sus usos, por lo que va a depender de aspectos como la estética, funcionalidad, requisitos y las condiciones del proyecto que tengas.

Una característica bastante significante de las mallas de metal estirado es que permite efectos visuales que dejan entrever más allá de la superficie del revestimiento, además de una circulación de aire y ventilación, con módulos a la medida según las exigencias de cada cliente.

Cuando se desea suavizar el calor del sol,  suelen utilizarse mallas de metal estirado que dan una excelente respuesta a las exigencias de cada persona.

La elección del grosor de este tipo de chapas de mallas estiradas va a depender del uso que se les vaya a dar tanto en el área industrial como arquitectónica ya que es un material muy versátil con diferentes efectos, y se adaptan a los requisitos específicos de cada proyecto.

Chapas de metal lisas y lijadas

Perfectas para crear revestimientos de paredes, suelos y hasta muebles, resultan ser de los insumos más versátiles para la industria y la construcción.

Principalmente se usan en la industria automotriz, electrodomésticos, mobiliario de metal,  para fabricar ejes y aparatos de calefacción y ventilación, tubos, perfiles y zinguería.

Diferentes materiales

Hierro negro: para fabricar tubos soldados, recipientes de presión, en la industria naval, para partes y piezas automotrices, fabricar perfiles soldados y trabajos de herrería.

Hierro galvanizado: este tipo de material es sometido a un proceso de inmersión caliente recubriendo la lámina al 100? zinc para prevenir la corrosión, utilizada principalmente en la industria automotriz y artículos para el hogar.

Acero corten: es una aleación de acero con níquel, cromo, cobre y fósforo por lo que la hace resistente a la corrosión. Es utilizada por arquitectos, ingenieros, decoradores y en la industria ya que es un material que cambia de manera continua en el proceso de oxidación.

Acero inoxidable: aleación de hierro y cromo con una muy buena resistencia a la corrosión, son una solución perfecta cuando se trata de seguridad e higiene. Aplicadas en el sector automovilístico, en la industria o la construcción.

Aluminio: con una buena resistencia mecánica y anticorrosiva.

Chapas aislantes: las cuales son una excelente alternativa en la construcción por su gran acabado y durabilidad, adaptadas a las necesidades de cada aplicación como el caso de techos, tabiques y muros, para la industria y climatización.

La mayoría de las chapas de metal tienen un alto contenido de carbono y pueden ser utilizadas en la construcción o creación de productos de uso diario, de manera que es importante que se utilice el tipo correcto de chapa para el trabajo que estás realizando.

Son un producto bastante dócil y flexible lo que permite que pueda ser doblada, cortada, taladrada para obtener piezas específicas, por eso es considerada un producto versátil.

El tamaño varía, desde una pequeña arandela, hasta carcasas para electrodomésticos o las enormes alas de un avión, por lo tanto, son muchas las posibilidades que ofrece una chapa metálica.