Lunes 19.11.2018

¡Un centro comercial da más de sí de lo que te imaginas!

Desde comprar cualquier artículo, ver animales, ir al cine, o jugar con amigos un centro comercial puede dar mucho de si.

elidealgallego
elidealgallego

Los centros comerciales son vistos por muchas personas como más que un sitio donde ir a comprar, como un lugar para pasar una jornada de lo más divertida. En ellos se puede pasar en grande con los amigos, recorriendo sus tiendas, comiendo en sus restaurantes, e incluso viendo una buena película en sus salas de cine.

De hecho, existen muchas formas de divertirse en un centro comercial. Algunas son muy conocidas y se vienen rápido a la mente. Otras son un tanto más rebuscadas, pero igualmente interesantes. En todo caso, complejos como este centro comercial en Vigo, ofrecen opciones de lo más variadas a quienes se decidan a acercarse a ellos.

Aprovecha si vas con tus amigos, y pregúntales si te queda bien esa prenda

Ir de compras y probarse ropa y complementos es sin duda alguna el gran clásico dentro de los centros comerciales. No en vano, es cierto que la mayor parte de los establecimientos que forman parte de estos centros son tiendas.

Y es que probarse aquellos artículos que más gustan, y pedir la opinión a los amigos, puede ser de lo más divertido, incluso cuando no se esté convencido y finalmente no se compre nada. Además, siempre se puede aprovechar si se va acompañado para probarse prendas sobre las que se tienen muchas dudas. La opinión de los amigos bien podría confirmar que al final, no sienta tan mal como se creía.

¿Te gustan los animales? ¡Pues disfruta de ellos!

Los amantes de los animales también pueden tener una opción de lo más divertida en los centros comerciales, ya que muchos de ellos incluyen tiendas de animales. De modo que se puede aprovechar la ocasión para ver de cerca a las mascotas, e interactuar con ellas en la medida de lo posible. De paso, se pueden ver gran cantidad de artículos relacionados con ellos, de los que quizás ni siquiera se sabía la existencia de algunos de ellos.

Consulta si ese libro realmente te interesa

Quienes sean especialmente aficionados a la lectura, siempre pueden echar una ojeada a aquellos libros en los que se está interesado. Por supuesto que no se trata de coger un libro y ponerse a leerlo, pero sí se puede leer la descripción del mismo, y echar un vistazo por ejemplo al tipo de letra, al número de páginas, etc. Se trata de hacerse una mejor idea de si realmente es un libro que interese leerse, o si es mejor decantarse por otro.

elidealgallego.png

Mira otras tiendas que no sean de ropa

En los centros comerciales hay muchas tiendas que no son de ropa, y de las que se puede disfrutar enormemente. Por ejemplo, hay establecimientos de velas y aromas, en los que una persona puede deleitarse con los mejores olores que podría imaginar. También hay tiendas de tecnología, que dan la posibilidad de descubrir dispositivos cuyas características no se conocían. Y qué decir de las tiendas gourmet, en las que se puede adquirir un producto de alimentación realmente exquisito.

Los deportistas también pueden consultar cuáles son los últimos y más rompedores artículos y prendas de ropa relacionadas con aquellos deportes que más les gusten. Además, hoy día existen tiendas de deporte especializadas que tienen marca propia, una opción de lo más interesante porque ofrecen buena calidad y son de lo más económicas.

¿Qué tal ver una peli o jugar un rato?

Existen muchos centros comerciales que cuentan con salas de cine. De forma que siempre se puede finalizar la jornada de compras consultando los últimos estrenos de la cartelera, escogiendo uno y por lo tanto, viendo una buena película. Al salir de allí, se puede aprovechar para buscar un buen restaurante, y disfrutar de una buena cena. Sin duda, un plan perfecto para cualquier día.

También suele haber salones de juegos en los centros comerciales. Una opción ideal para pasar la tarde, por ejemplo jugando a los bolos, o a videojuegos, con los amigos. Es muy importante entrar allí teniendo claro cuánto se puede gastar, ya que los juegos enganchan bastante y se puede terminar empleando en esta opción una cantidad del presupuesto que no estaba pensada para este fin.

¿Te atreves a un escondite en pleno centro comercial?

Aquellos que realmente quieran hacer algo distinto en el centro comercial, pueden jugar al “escondite” sin que resulte demasiado obvio. Se puede elegir una tienda o un grupo de tiendas para jugar, y proponer que un miembro de la pandilla cuente mentalmente mientras finge que está comprando o va al aseo.

Los demás tendrán que darse prisa para esconderse cuanto antes. Para no llamar demasiado la atención, es muy importante fingir también que se está comprando. Puede resultar de lo más divertido tratar de actuar de forma casual al ocultarse, y una vez que el amigo encuentra al resto, hacer como que se lo ha encontrado por casualidad y fingir sorpresa. No cabe duda: en un centro comercial, por planes, que no quede.

Comentarios