La Xunta reclama trenes como salida a la movilidad entre A Coruña y Ferrol

El autobús que une las ciudades de A Coruña y Ferrol sale de la estación herculina | AEC

El malestar vecinal por la merma de conexiones por carretera entre las ciudades de A Coruña y Ferrol, especialmente de los servicios de autobús en los municipios intermedios como Miño, Betanzos y Bergondo, y por la escasez de información al respecto aumenta coincidiendo con los meses de verano, pero la Xunta insiste en que ‘melloraron’ y apunta a las carencias en la red ferroviaria, competencia del Gobierno de España.


En las últimas semanas hubo concentraciones en varios ayuntamientos, incluido Miño, para reivindicar cambios en el transporte por carretera que, después de la reorganización aplicada a comienzos de este año por Infraestruturas, no ofrece los mismos servicios que antes complicando sobremanera la movilidad en las comarcas de A Coruña, Betanzos, Eume y Ferrol. No en vano, la Plataforma por un Transporte Digno para Ferrolterra solicitó un encuentro con Inés Rey, para abordar esta situación, convencida de que la ciudad coruñesa está también “entre los damnificados” por las decisiones de la Xunta.


La conselleira Ethel Vázquez se mostró abierta a escuchar las demandas de los vecinos pero apuntó al tren como una medida necesaria para las conexiones entre A Coruña y Ferrol.

 

Los vecinos de los municipios intermedios volvieron a concentrarse para exigir más servicios de autobús 

 


En este sentido, aseguró que  mientras el nuevo mapa de transporte público de Galicia aumentó en un 160% las paradas de autobús, el mapa concesional presentado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana “desmantela as líneas”, de acuerdo con las explicaciones del departamento autonómico que gestiona Ethel Vázquez.


Desde el momento en que se iniciaron las movilizaciones, la conselleira siempre ha insistido en que “o que o corresponde é a mellora da liña ferroviaria, os servicios ferroviarios...” sostuvo entonces la titular de Infraestruturas.


La imagen en las estaciones y apeaderos de estas comarcas es de abandono, absoluto en el caso de la de Betanzos-Cidade, donde se multiplican los actos vandálicos y se acumula la suciedad, como advierten los contados usuarios de la línea, que denuncian la escasez de servicios entre A Coruña y Ferrol.


“Las estaciones están cerradas y convertidas en apeaderos in personal que los atiendan”, denuncia desde hace años Arturo Gutiérrez, especialista en historia del ferrocarril y autor de un estudio sobre la construcción de ‘El Ramalillo’, el tramo de vías entre Betanzos y Ferrol. Inaugurado en 1913, fue la primera línea ferroviaria cuya construcción asume directamente el Estado por motivos estratégicos, pues aseguraría el abastecimiento del arsenal de Ferrol. Transcurridos 110 años, todas las estaciones de esta línea son meros apeaderos, sin empleados ni actividad. 

La Xunta reclama trenes como salida a la movilidad entre A Coruña y Ferrol

Te puede interesar