Crece el malestar en la comarca por la situación del servicio de autobús de A Coruña a Ferrol

Uno de los autobuses con destino Ferrol sale de la Estación de A Coruña | AEC

Continúa el malestar en los municipios interurbanos por la situación del servicio de autobuses entre A Coruña y Ferrol. El Ayuntamiento de Miño aprobó una moción del PSdeG para exigir a la Xunta la reposición de paradas y líneas suprimidas el pasado 10 de enero y el aumento de frecuencias para incentivar el uso de este transporte público, y a este acuerdo se suman las denuncias de los acompañantes de los autobuses escolares, que denuncian “a precarización laboral” y “os reiterados incumprimentos do servizo por parte de Monbus”. En este sentido, advierten de que si la Xunta y la empresa siguen ignorando sus demandas, convocarán movilizaciones en las comarcas de Ferrol y Betanzos.


El texto aprobado en Miño expone el malestar de los vecinos en cuanto al “incumplimiento de horarios o a la supresión de paradas sin previo aviso”, tanto en su municipio como en los del entorno, lo que llevó a sus alcaldes a ponerse en contacto con la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade para “reclamar que se cumplan las condiciones marcadas por el pliego de licitación de este servicio”, a lo que “el organismo autonómico aseguró que se trataba de ajustes en el comienzo de la prestación del servicio que se irían solventando en los siguientes días, una promesa incumplida en reiteradas ocasiones”, resumen desde Miño.


Desde el Gobierno de Manuel Vázquez Faraldo insisten en que el servicio “empeoró, y mucho, desde el 10 de enero, dándose casos de alumnado que no puede acudir a su centro escolar porque no dispone de autobús o enfermos que no pueden acceder al servicio de rehabilitación en el hospital de Oza o a consultas en el Chuac”. Como en Miño, en municipios como Betanzos o Bergondo.


El acuerdo de la corporación exige el “cumplimiento de los horarios tal y como se estaba a hacer hace un año con la anterior concesionaria, con la reposición de líneas y paradas que fueron eliminadas” y “una auditoría independiente y no jurídica sobre el funcionamiento del servicio de transporte público por carretera”, en este caso, entre las ciudades de A Coruña y Ferrol.


En cuanto a los acompañantes, en sus últimas asambleas “as traballadoras amosaron tamén preocupación pola súa seguridade e a das crianzas porque Monbus intenta aforrar autobuses e organiza os servizos de tal xeito que ao persoal condutor non lle queda máis remedio que ir a toda velocidade e incumprindo os horarios”.


Para la CIG “Monbus non ten nin o número de coches nin condutores/as suficientes para dar un servizo adecuado”.

Crece el malestar en la comarca por la situación del servicio de autobús de A Coruña a Ferrol

Te puede interesar