Betanzos ultima los preparativos para comenzar las obras en la calle de Bartolomé Cossío

El río Mendo, a su paso por el casco urbano de Betanzos, a la altura de As Cascas | AEC
|

El, Ayuntamiento de Betanzos iniciará en unos días la sustitución y adecuación de la red de saneamiento canalizada por el río entre As Cascas y O Carregal. Una de las actuaciones “máis importantes” en materia de saneamiento para la ciudad “dado que con ela pretendemos evitar o risgo de vertidos ao río Mendo ao seu paso polo núcleo urbano”, explicó la alcaldesa, María Barral.


Las actuaciones, en las que se invertirá casi medio millón de euros, están incluidas en el Plan Único POS+ y, entre otras cuestiones, contemplan la reor-denación del saneamiento en el margen del río Mendo entre los puentes de As Cascas.


Con esta intervención, el municipio aspira “completar diversos traballos en materia de saneamento que levou a cabo nos últimos anos executando unha obra que resulta clave para esta rede e unha das máis importantes levadas a cabo en Betanzos.


Colector

El propósito de estas obras pasa por renovar el colector que se proyecta a lo largo del río, una instalación antigua que presenta un deterioro considerable, tanto por el paso del tiempo como por “o repise dos terreos nos que se atopa aloxado”, e incluso roturas accidentales por la navegación en este tramo, desde As Cascas.


En este sentido, los responsa-bles municipales reconocen que “o estado desta instalación non garante a durabilidade que calquera actuación parcial puidera aportar, ademais de que ó atopar-se o colector na súa maior parte en terreos privados, fai inviable o seu correcto mantemento”, resu-mió el Gobierno de Betanzos.


Las obras consistirán “na exe-cución dun cambio de trazado na impulsión do colector de As Cascas” y, en este nuevo trazado, habrá que integrar servicios de la avenida de Jesús García Naveira.


En la calle de Manuel Bartolomé Cossío también se construirá dotado con tres bombas, un tanque de tormentas y una nueva impulsión en el margen izquierdo del Mendo que conectará, de manera subterránea, con el puente de O Carregal, “desembocando na rede existente augas abaixo”, indicaron desde Betanzos.


Con esta nueva configuración, “sen pozos e aloxada en gabia fora do alcance da marea e das crecidas máximas do río, conseguimos anular todos os vertidos que poidesen darse nese tramo”, precisó el Gobierno de Barral.


Presupuestos

Estas obras aparecían como una de las inversiones más des-tacadas en el Presupuesto Municipal de 2021, unidas a otras aportaciones municipales a la renovación del alumbrado, iluminación y señalización exterior, así como el cambio de las conducciones en el Camiño da Estación y la denominada “Mellora do Sistema de Captación e Abastecemento de Auga de Betanzos”.


En los últimos años, los vecinos, e incluso el colectivo Arco Iris denunciaron la existencia vertidos en el río Mendo a su paso por el centro urbano de Betanzos.


La organización ecologista siempre apuntó a que “podría proceder de la propia red de alcantarillado” y añadió que se encuentra “canalizado hacia el cauce del río por medio de una tubería”, por lo que exigieron en varias ocasiones la adopción de medidas al Ayuntamiento de Betanzos.


Además, estos vertidos también se denunciaron ante el Seprona de la Guardia Civil y ante la Xunta para movilizar el PCV (Plan de Control de Vertidos).

Betanzos ultima los preparativos para comenzar las obras en la calle de Bartolomé Cossío