Si Vivaldi levantara la cabeza...

Cada vez está mucho más claro que nos estamos cargando el clima y, con él, nuestro querido planeta. ¿Recuerdan ustedes cuando iban a comprar la ropa de invierno? Sí, sí, había una estación que se llamaba invierno en la que hacía frío, llovía, nevaba... Empezaba un día determinado de un mes determinado y acababa otro día determinado de otro mes determinado. Y así todas las estaciones. Teníamos siempre muy claro lo que nos teníamos que poner y hasta cambiábamos la ropa de los armarios para tener a mano la adecuada. Ahora ya no se puede hacer eso; ahora hay que tener en el armario un totum revolutum, porque no se sabe qué estación nos puede tocar en suerte mañana. Por ejemplo, este pasado sábado 27 nos cayó el verano; tórrido y asfixiante como él solo. Eso sí, duró un día nada más; cosa que agradecemos las gentes del norte y cada vez más gentes de todas partes. Pero la verdad es que por estos lares hay calores insoportables. Pues no, las estaciones (primavera, verano, otoño e invierno) ya no son las de Vivaldi; menos mal que el pobre hombre no está para verlo, porque, si no, tendría que modificar su magnífica y recordada obra... foto: Una mujer pasea por la orilla de la playa | EFE/Javier Etxezarreta

Si Vivaldi levantara la cabeza...

Te puede interesar