La vida de Paola tampoco era rosa

Paola de Bélgica | EFE

Antes de que los famosillos de cuarta acaparasen televisiones y prensa amarilla, en las portadas de las revistas aparecían nombres como el de Paola de Bélgica, que personificaban la elegancia y el glamour. Pero como de esos tiempos no queda nada, incluso la que fuera reina de los belgas habla en un documental de sus problemas matrimoniales. Y de su infidelidad al entonces rey Alberto II dice que no se arrepiente, porque fue fruto de la soledad y la tristeza. Cuantos más años pasan más claro queda que realeza no es sinónimo de felicidad. Al menos ahora el divorcio es una salida.

La vida de Paola tampoco era rosa

Te puede interesar