Vamos a contar mentiras a diario

los pensadores del gobierno de Sánchez no paran de pensar en como cambiar los argumentos en su contra. Resulta que ahora la culpa de la crisis con Argelia la tiene Putin. Hace unos meses el líder del Polisario fue hospitalizado en España por las excelentes relaciones con Argel. La guerra del Este no tendría problemas porque el 90 por ciento del gas era argelino. Ahora, en solo unas semanas el GNL viene de EEUU tras las gestiones del Gobierno con Biden. No se lo cree nadie. Hay que pensar que Sánchez no tenía ni idea de dónde estaba el Sáhara Occidental ni tampoco dónde está Rusia ni la China Popular. Foto: Sánchez | efe

Vamos a contar mentiras a diario

Te puede interesar