Primero puntos, luego principios

Sí que le duran poco los principios a los directivos del Rayo Vallecano. Hace poco más de dos meses destituían al entrenador del conjunto femenino por sugerir a su equipo técnico una agresión sexual en grupo para estar más unidos y tener un extra de empuje y ahora, en vista de los malos resultados, lo vuelven a contratar. El técnico en cuestión, al que la afición no quiere ver ni en pintura –y es de suponer que las futbolistas, menos– ya se mostró avergonzado y arrepentido. Al parecer, es de los que en privado dice barbaridades que en realidad no piensa. O sí. Y no hay necesidad de vivir con la duda. FOTO: La afición no quiere al entrenador | EFE

Primero puntos, luego principios

Te puede interesar