El presidente es un guía turístico

Pedro Sánchez | aec

La nueva política tiene más de caricatura que de eficiencia. El presidente del Gobierno tiene tiempo para grabar capítulos de una serie y hacer de guía turístico por la Moncloa. Su vocación de cicerone será más diligente que su capacidad de dirigir el Estado, visto tal como lo realiza. Tal vez el sector del turismo debía de tomar cartas en el asunto para evitar el intrusismo laboral o es que Sánchez pretende convertirse en presidente vitalicio y ocupa del palacio presidencial para, como los nobles venidos a menos, cobrar unas pesetas por pasearse por su mansión. Es que tanto abrirse a la ciudadanía cansa.

El presidente es un guía turístico

Te puede interesar