Un poquito de consideración...

Chuac | Javier Alborés

Imagínense, Sres. Cacos, que están pasando ustedes –o alguno de sus seres queridos o conocidos— por un momento delicado de salud. Imagínense también, si hacen el favor, que muy a su pesar, los tienen que ingresar en el Materno, CHUAC, CHUS, CHUO, HULA, Álvaro Cunqueiro o cualquier otro hospital del mundo conocido. Otro esfuercito más e imagínense que –ya en su habitación— tienen que ir al baño o les apetece dar un paseo de 15 metros por el pasillo de la planta. ¿Se ven ya en la situación? Muy bien. Pues por último imagínense que no pueden moverse de donde están porque temen que venga un colega suyo, o sea, un caco –o una caca, que también las hay—, y le mangue la cartera, el móvil, la tablet, el libro que está leyendo... Bueno, el libro no creo que le interese ni a él ni a usted. ¿No les parece ya bastante desgracia estar enfermo para que venga un gracioso a darle un disgusto más? ¡Un poquito de consideración Sres. Cacos y Cacas!

Un poquito de consideración...

Te puede interesar