Ya pocos se fían de Casado en el Partido Popular

Solo un acto electoral pudo unir a Casado y Ayuso | aec

El Partido Popular se encamina irremisiblemente hacia un congreso nacional. A estas alturas ya no hay vuelta atrás y mucho menos después de saber que en la reunión de la noche del viernes entre Casado y Ayuso, el presidente del PP le ofreció a la presidenta madrileña archivar su expediente a cambio de que negara en un comunicado que había sido espiada. Si esto es cierto, es la prueba más evidente de que ese espionaje existió y que lo dicho por Teodoro García Egea no fue más que una sarta de mentiras con las que pretendía huir hacia adelante. Quienes conocen los entresijos de la formación conservadora aseguran que la indignación existente entre los llamados barones y los cargos intermedios va en aumento y que, en el fondo, no se fían ni de Casado ni de su equipo. En el fondo creen que ellos mismos pueden haber sido víctimas también de espionajes que permitieran a Casado blindar su debilidad. A estas alturas, parece que la nueva batalla planteada por Génova contra Ayuso va a ser, de nuevo, una derrota.

Ya pocos se fían de Casado en el Partido Popular

Te puede interesar